Un nuevo colector para fecales pondrá fin al episodio de malos olores que padece Cartaya

El deterioro de la vieja instalación está provocando, además, el continuo vertido de aguas fecales en el Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido. La alcaldesa de Cartaya lleva más de un año solicitando a la junta una solución a este problema, la cual está ya sobre la mesa al existir un proyecto redactado para la sustitución del colector

Después de meses soportando un grave episodio de malos olores en buena parte del casco urbano de Cartaya, especialmente en la zona sur, la Delegación de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Junta de Andalucía en Huelva ha proyectado sustituir el colector de transporte de aguas residuales urbanas de Cartaya a la Estación Depuradora de Aguas Residuales Urbanas -EDARU- ubicado en La Antilla (Lepe).

Dicho proyecto se encuentra en estos momentos en tramitación, según la documentación oficial a la que ha tenido acceso este periódico, donde se describe que las aguas residuales urbanas del núcleo urbano de Cartaya se trasportan mediante una tubería colectora a la estación depuradora de aguas residuales de La Antilla, situada en el término municipal de Lepe.

Publicidad.

Dicho colector fue construido por la administración autonómica andaluza a principios de la década de los 90, y en la actualidad uno de sus tramos, concretamente el que discurre entre las estaciones de bombeo de La Ribera y El Corchuelo, que atraviesa parte del Paraje Natural Marismas del Rio Piedras y Flecha de El Rompido, se encuentra en mal estado debido a que su vida útil ha llegado a su fin al haber pasado más de 25 años desde su construcción, por lo que necesita ser sustituido para poder seguir prestando servicio adecuadamente.

Dicha situación ha derivado no solo en el episodio de malos olores que padecen sobre todo los vecinos de Cartaya que residen en las barriadas de El Almendral y La Joya, así como en las calles San Sebastián y La Gavia, sino también en el continuo vertido de aguas fecales a las Marismas del Río Piedras, lo cual lleva meses provocando una gran indignación vecinal tanto por los nauseabundos olores que tienen que soportar los residentes en dichas zonas, sino también por el daño medioambiental que se está pudiendo ocasionar a uno de los parajes naturales más queridos por los cartayeros como es la Ribera.

Por tal motivo, el Ayuntamiento de Cartaya y la Junta de Andalucía, a través de varias de sus delegaciones territoriales en la provincia de Huelva, han mantenido en los últimos meses varios encuentros de trabajo donde se ha abordado esta cuestión, como la que tuvo lugar a finales del pasado mes de marzo en la que participaron la alcaldesa de la localidad, Pepa González Bayo; el concejal de Medio Ambiente, José Ángel Rodríguez Marcelino; y el delegado territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta en Huelva, José Enrique Borrallo.

Con el proyecto actualmente en tramitación, se pretende sustituir el tramo de conducción situado entre la arqueta de rotura de carga y la estación de bombeo de El Corchuelo, en el colector de aguas residuales de la Ribera de Cartaya, de transporte de las aguas residuales urbanas de Cartaya a la EDARU de La Antilla, que une la estación de bombeo de La Ribera con la estación de El Corchuelo, «de manera que en su conjunto constituya una obra completa y susceptible de ser entregada al uso público».

De esta forma la obra a realizar incluye la construcción de una nueva estación de bombeo y la ejecución de un nuevo tramo de colector en impulsión, con un trazado distinto al del colector actual -al que sustituye-, con una longitud total de 3.419 metros.

El nuevo tramo de colector será de PEAD 100 con un diámetro nominal de 450 milímetros y una presión de 10 metros de columna de agua, siendo la zanja necesario realizar de una profundidad variable, aunque con una anchura de 1,15 metros en el fondo, y taludes que variarán dependiendo de la sección tipo. En los tramos en los que el trazado discurre por zona de marismas se ejecutarán elementos de hormigón, con la finalidad de lastrar la tubería.

LA ALCALDESA DE CARTAYA LLEVA PIDIENDO A LA JUNTA UNA SOLUCIÓN A ESTE PROBLEMA DESDE HACE YA MÑAS DE UN AÑO

Por su parte, la alcaldesa de Cartaya, Pepa González Bayo, ha señalado este lunes a través de las redes sociales municipales que este problema tiene su origen hace ya más de un año, y que en este sentido cundo accedió a la Alcaldía el pasado verano esta infraestructura estaba ya muy deteriorada y con roturas en distintos puntos, lo cual se ha ido subsanando con arreglos puntuales, hasta que dichos arreglos han excedido el ámbito de las competencias municipales por estar buena parte del colector ubicado en el término municipal de Lepe.

En este sentido ha asegurado que el Ayuntamiento tuvo que recurrir en este punto a la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Huelva para solicitar un “compromiso firme” en la búsqueda de una solución a esta situación, el cual ya está sobre la mesa al existir ya un proyecto redactado para sustituir el actual colector, el cual se encuentra en estos momentos en fase de información pública.

Así, la primera edil cartayera ha indicado que “la Delegación ha cumplido, mientras que desde el Ayuntamiento no hemos parado a lo largo del último año de seguir solicitándole a la administración autonómica que se acometan las obras de forma urgente”.

Finalmente ha precisado que el periodo de información en el que se encuentra el proyecto se prolongará durante 30 días, a partir de los cuales “pedimos a la Junta que se acometan las obras en el mínimo tiempo posible para acabar cuanto antes con este problema que padecen muchos vecinos de Cartaya”.