‘Educapez’, por una pesca responsable en el entorno protegido del Piedras

Varias decenas de menores han formado parte un verano más del alumnado de la Escuela de Pesca del Club Náutico Río Piedras de El Rompido, una iniciativa tutelada por la Federación Andaluza de Pesca Deportiva, que este año ha cumplido su décimo aniversario

«Cuentan, que aquellos niños y niñas que aprenden a pescar desde pequeños, amarán y respetarán el mar toda su vida…». Con esta idea nació hace diez años la Escuela de Pesca del Club Náutico Río Piedras -CNRP- de El Rompido (Cartaya), una iniciativa tutelada por la Federación Andaluza de Pesca Deportiva (FAPD) que concluyó su edición de este año el pasado viernes, 27 de agosto, con un concurso de pesca libre en la modalidad de captura y suelta, en el que participaron los numerosos menores que este verano han formado parte de su alumnado.

Publicidad.

Dicha escuela, que tiene su sede en las instalaciones del propio CNRP, a orillas de la ría del Piedras y a escasos metros del enclave costero de El Rompido, inició este verano las clases el día 1 de julio, y durante los dos últimos meses ha acogido sesiones formativas tanto teóricas, como prácticas, impartidas por monitores especializados en la materia.

Los contenidos de las clases, adaptados para los más pequeños, han estado centrados en el conocimiento del material necesario para la práctica de la pesca deportiva; nudos básicos; lance de la caña para pescar a surf-casting: tipos de cebo, su mantenimiento y formas de usarlo; marisqueo para obtener cebo con mariscadores profesionales; marea y plomo; pesca a fondo; fabricación de señuelos artificiales y técnicas de pesca con ellos; spinning; pesca al tacto en los esteros del río Piedras; acuicultura tradicional, o pesca con flotador, entre otros.

Según ha indicado a esta redacción José Antonio Ortiz Sabido, responsable de dicha escuela de pesca, en estos diez años «hemos buscado inculcar desde las primeras edades los valores de la pesca deportiva, introduciéndonos en ella mediante el saber de nuestros mayores, y desde el respeto a todas las artes de pesca artesanales que se practican en nuestras aguas», a lo que añade que «formamos así a futuros pescadores comprometidos con el medio ambiente y que apuestan, hoy más que nunca, por una pesca deportiva sostenible».

Para celebrar el décimo aniversario de la entidad, sus responsables se plantearon un nuevo reto basado en la educación ambiental llamado ‘Educapez’, que se ha desarrollado durante todo el verano. En palabras de Ortiz Sabido, se trata de «un modelo de escuela de pesca deportiva exportable a otros territorios, que busca el conocimiento del patrimonio medioambiental del lugar, así como también el cultural marítimo pesquero, la colaboración y aprendizaje con la pesca artesanal existente en la zona, así como las diversas modalidades de pesca que pueden practicarse en nuestras aguas».

Dicho proyecto ha recibido para su puesta en marcha una ayuda a través del Grupo de Acción Local del Sector Pesquero de la Asociación Costaluz para el Desarrollo Pesquero de la Costa Occidental de Huelva, la cual se ha destinado a la creación y equipamiento de un aula, a la adquisición de material para la práctica de la pesca deportiva, a la formación de los alumnos de la escuela y a la difusión y divulgación de las actividades.

La ayuda se enmarca en las estrategias de desarrollo local participativo en las zonas pesqueras de Andalucía, una iniciativa cofinanciada por el Programa Operativo del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca 2014-2020. Un 85 por ciento de la misma lo ha aportado por tanto el Fondo Marítimo y de Pesca (FEMP) y el 15 por ciento restante por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

En el curso, que se imparte de forma gratuita cada verano, participan niños y niñas de entre 6 y 16 años, desarrollándose las clases todos los viernes de julio y agosto, tanto en las instalaciones del CNRP las sesiones teóricas, como en distintos puntos del Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha del Rompido, las prácticas.