Cartaya intensifica la lucha contra el virus con 32.000 litros diarios de agua e hipoclorito

La acción preventiva de desinfección se lleva a cabo en las calles de Cartaya, El Rompido y Nuevo Portil

Desde las cinco de la madrugada de este lunes se ha activado el Plan Especial de Desinfección contra la Covid-19 que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Cartaya en los tres núcleos poblacionales de la localidad.

Más de 32.000 litros de agua con hipoclorito se vertirán cada día en calles, plazas y espacios públicos de Cartaya, El Rompido y Nuevo Portil, dando prioridad y haciendo especial hincapié en los lugares más frecuentados, como es el caso de los exteriores de los centros de salud de Cartaya y El Rompido, oficinas bancarias y cajeros automáticos, farmacias, supermercados y centros comerciales, el Centro de Mayores y Dependientes, y otros edificios públicos y espacios que registran una mayor afluencia o tránsito de personas.

Se pretende, con esta iniciativa, que está llevando a cabo la empresa adjudicataria del servicio, OHL, “actuar desde la prevención y minimizar al máximo las posibilidades de contagio en la situación de pandemia en la que nos encontramos”, según ha destacado la alcaldesa, Pepa González Bayo, que ha comprobado sobre el terreno, acompañada por el primer teniente de alcalde y concejal de El Rompido, David F. Calderón; y la concejala de Salud, María Dolores Carro, los trabajos que se están realizando en El Rompido.

González Bayo ha destacado que la campaña de desinfección se une al conjunto de medidas de prevención contra el COVID que está adoptando el Ayuntamiento, y que durante este fin de semana se ha centrado en el refuerzo de la vigilancia y la seguridad en todo el término municipal, haciendo especial hincapié en los núcleos costeros, donde durante estos meses se registra una mayor afluencia de personas.

Así, destacó la labor de vigilancia y de información que ha realizado la Policía Local, que ha llevado a cabo un patrullaje preventivo en los espacios públicos y terrazas concienciando a la población sobre la necesidad del uso de la mascarilla. Fruto de esta labor, que se ha desarrollado con la colaboración de la Guardia Civil en lo que a la seguridad se refiere, “el fin de semana se ha desarrollado sin incidentes reseñables en lo relativo a las concentraciones de personas en los tres núcleos”. En este sentido, la Policía Local informa de la formulación de sólo diez denuncias relativas a incumplimientos por no llevar mascarilla y dos por consumo de bebidas alcohólicas en espacios públicos no autorizados.

La alcaldesa ha anunciado que en los próximos días se reforzarán estas tareas de información y concienciación para insistir en la necesidad de cumplir con las medidas de seguridad y prevención establecidas por las autoridades sanitarias frente al COVID-19.