Vecina de Lepe adopta perra podenca hallada abandonada en un pantano de Cartaya

Sonia, una vecina de Lepe, ha decidido hacerse cargo de la misma apenas 24 horas después del llamamiento desesperado realizado por Martín Orta para buscar una familia de acogida para Nala, como ya la han bautizado

Nueva historia con final feliz en relación al abandono animal, en este caso para la perra podenca de corta edad que Josué Martín Orta, vecino de Villablanca, halló hace ya varios días desnutrida, herida y llena de parásitos en un pantano de Cartaya.

Sonia con Nala

Y es que Sonia, una vecina de Lepe, ha decidido hacerse cargo de la misma apenas 24 horas después del llamamiento desesperado realizado por Martín Orta para buscar una familia de acogida para Nala, como ya la han bautizado.

Según ha señalado el propio vecino de Villablanca, “por fin la vida le regala otra oportunidad a Nala. No he conocido animal más noble y buena que ella. Tranquila, cariñosa, sensible, obediente, que suerte tienen de tenerte tu nueva familia, y también la tendrá ella ya que no me cabe duda que te cuidaran mejor que yo”.

Igualmente ha indicado que “nunca olvidaré cuando la encontré asustada, desorientada, desnutrida, con miedo y repleta de bichitos. Pero eso ya forma parte del pasado porque ahora la vida le sonríe, y se lo merece”.

Josué Martín también ha querido agradecer la colaboración de HuelvaCosta, ya que “gracias a su noticia publicada, apareció Sonia en la vida de Nala”. Igualmente agradece el apoyo de la Policía Local de Lepe, “por la ayuda a la difusión”, y “sobre todo a las más de 500 personas que han compartido la publicación para ayudar a Nala”.

Cabe recordar que este vecino de Villablanca se hizo cargo inicialmente de dicha perra podenca de aproximadamente un año de edad a la que halló abandonada en un pantano de Cartaya desnutrida, herida y llena de parásitos, y a la que ha buscado desesperadamente una familia de acogida.

Según el propio vecino de Villablanca, los hechos ocurrieron el pasado lunes, 20 de enero, cuando sobre las 11.30 de la mañana encontró a dicha perra de raza podenca “sin microchip”, lo cual comprobó tras llevarla a la policía, donde le dijeron que la llevara a una protectora, lo cual intentó “pero no tenían sitio”.

La perra “tiene un añito más o menos de edad -explicó entonces- y la encontré  por la zona e la Presa de los Machos cuando iba con mi coche, y la vi de lejos”.

“Estaba asustada, llena de garrapatas y pulgas, desnutrida y con una costilla mala, por lo que a la pobre se le marcaban todos los huesos”.

Dada la situación dicho vecino recogió al animal, al cual ha tenido en casa tras pasar por el veterinario, donde “fue desparasitada por dentro y por fuera”.

Afirmó finalmente que no podía quedarse con ella “ya que nosotros tenemos en casa dos perros y un gato”.

Sonia con Nala