Lepe, Isla y Cartaya refuerzan los controles en playas y terrazas este fin de semana

El Ayuntamiento de Lepe subraya que se extremarán los controles y vigilancia en el recinto romero de la localidad ya que este fin de semana coincide con la fecha en la que hubiera tenido lugar la tradicional Romería Chica de la Bella

Los ayuntamientos de Lepe, Isla Cristina y Cartaya van a reforzar los controles de vigilancia en playas y terrazas de cara a este fin de semana con el objeto de velar por el cumplimiento de la normativa establecida en la fase 1 de la desescalada en la que se encuentra la provincia de Huelva.

En este sentido el Comité del Plan de Emergencia de Lepe ha acordado este viernes continuar los controles en los accesos a las playas de la localidad estableciendo un solo paso a núcleos de La Antilla e Islantilla, a fin de evitar que se lleven a cabo desplazamientos a segundas residencias procedentes de otras provincias españolas.

Por otra parte, y puesto que este fin de semana coincide con la fecha en la que hubiera tenido lugar la tradicional Romería Chica de la Bella, desde el Comité han recordado que las únicas reuniones permitidas tanto al aire libre como en el interior de viviendas no pueden exceder el número de diez personas, siempre que no sean vulnerables o con patologías previa, «y guardando además las necesarias medidas de distanciamiento social e higiene».

En este sentido el Ayuntamiento de Lepe subraya que se extremarán los controles y vigilancia en la ermita de La Bella, para garantizar «que no se pone en riesgo la salud pública de la población». De este modo recuerda que, tal como regula el estado de alarma, los agentes de la autoridad podrán practicar las comprobaciones en las personas, bienes, vehículos, locales y establecimientos que sean necesarios, incrementándose además los controles de alcoholemia en conductores.

Por su parte el Consistorio cartayero ha señalado que reforzará la vigilancia y los controles en todo el término municipal en colaboración con la Guardia Civil, para vigilar los accesos a los núcleos costeros de El Rompido y Nuevo Portil y evitar que se produzcan desplazamientos no permitidos en esta fase, como son los de personas procedentes de otras provincias a las segundas residencias.

En la misma línea, se prestará especial atención a las playas de la localidad, que permanecen abiertas desde el lunes 11 de mayo, sólo para pasear o para la práctica deportiva individual.

Igualmente el Ayuntamiento ha señalado que se vigilará el cumplimiento de la normativa en las terrazas de los establecimientos de los tres núcleos poblacionales, para comprobar que se respetan la distancia de seguridad y las medidas y recomendaciones higiénico-sanitarias. Sobre todo se incidirá en la necesidad de evitar aglomeraciones o concentraciones de personas en las terrazas y en el control de los horarios de cierre de los establecimientos.

Finalmente el Consistorio isleño también implementará controles en el municipio para velar por el cumplimiento de las obligaciones que establece la fase 1 de la actual desescalada. 

Control policial en el acceso al recinto romero de la Bella (Lepe, el pasado fin de semana (Fotografía: Jordi Landero)