Lepe celebra la Bella en la intimidad

Lepe vive estos días, en que la localidad debería estar celebrando su popular romería en honor a la Virgen de la Bella, de forma muy diferente como consecuencia de la crisis sanitaria del covid-19

Lepe vive estos días, en que la localidad debería estar celebrando su popular romería en honor a la Virgen de la Bella, de forma muy diferente. El bullicio, los cohetes, los vivas a la Patrona, los cantes y el sonido de los cascos de los caballos, ha sido sustituido este año, como consecuencia de la crisis sanitaria en la que nos encontramos, por pequeñas celebraciones familiares en casa, que se rematan al final de cada día con el canto de la salve desde ventanas y balcones.

La habitual alegría y colorido del recinto romero de El Terrón han sido sustituidos en esta ocasión por precintos y controles policiales que impiden el acceso, salvo para los residentes. Pero la salud es lo primero. Y así coinciden en reconocerlo prácticamente todos estos días en la localidad.

Por su parte la protagonista del festejo romero, la Virgen de la Bella, reposa este año junto a una de las ventanas de la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, desde la que ve pasar la vida, al tiempo que observa, atenta, como sus devotos le dejan rezos, velas y flores, en lugar de lucir engalanada entre pétalos de flores y miles de fieles camino de su ermita para estar cerca de su pueblo.

Pero por si acaso, el Ayuntamiento lepero ha anunciado que estos días en que debería estar celebrándose la romería, la decisión de reforzar los controles de desplazamientos dentro del término municipal con el principal objetivo de garantizar el cumplimiento de las restricciones de movilidad y medidas de confinamiento que permanecen vigentes en el actual estado de alarma.

En la misma línea también ha recordado en un comunicado que no se pueden realizar celebraciones en la calle, así como que están suspendidos todo tipo de verbenas, desfiles y fiestas populares, no pudiéndose hacer paseos a caballo por el casco urbano.

Así, el Ayuntamiento ha cerrado todos los accesos al recinto romero de La Bella, dejando abierta únicamente la entrada principal para quienes residen de forma permanente en este núcleo de población; al tiempo que está realizando durante todo el fin de semana controles en la propia ermita para garantizar que sus residentes sean exclusivamente las personas empadronadas en este núcleo poblacional.

Por su parte el hermano mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de la Bella, Francisco Toscano, pidió ayer a los leperos que respeten estos días las normas, lo cual aseguró a HuelvaCosta.com que por el momento se está haciendo en el municipio porque «la gente sabe que la salud es en estos momentos lo primero, y que atendiendo a lo que se nos dice saldremos de esto antes».

De esta forma pidió a los leperos que vivan la romería «de forma distinta», pero «con alegría», ya que «ya tendremos ocasión el año que viene de resarcirnos y de compartir nuestra romería con la Virgen».

Como actos religiosos oficiales, la Hermandad solo mantiene este año para los días de romería la misa de romeros, que se oficia este domingo a las 11.00 horas, y el Rosario, también hoy a las doce de la media noche. Ambos tendrán lugar en la parroquia lepera y podrán ser seguidos gracias a su difusión online a través de las redes sociales.

«No tenemos más remedio que hacer este año de tripas corazón», señala el hermano mayor de la Bella, que no obstante añade que los leperos están viviendo una romería distinta, donde el habitual contacto físico se ha sustituido por las redes sociales, donde estos días se multiplican las videoconferencias entre familiares y amigos y se comparten cientos de fotografías y vídeos.

Pero aunque este año no hay romería en Lepe, basta solo pasear por sus calles para notar muy cercano el calor y el aliento de la Virgen Bella, cuya imagen cuelga, repetida una y mil veces, de cientos de ventanas y balcones. Lepe siempre la tiene muy cerca.