El Ayuntamiento recibe a los 8 niños saharauis que disfrutan de ‘Vacaciones en Paz’ en Cartaya

El Ayuntamiento destaca la labor de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Cartaya y de las familias de acogida cartayeras, “que son todo un ejemplo de solidaridad”.

La alcaldesa, Pepa González Bayo, acompañada del concejal de Políticas Sociales, David F. Calderón, y la concejala de Colectivos Sociales, Consolación Benítez, han recibido esta mañana en el salón de actos del Ayuntamiento, a los 8 niños y niñas saharauis que disfrutan del verano en la localidad, gracias al programa ‘Vacaciones en Paz’, y a sus familias de acogida. Al acto también han asistido la presidenta de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Cartaya, Guadalupe Camacho, y el presidente de la Federación de Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui en Huelva, Luis Cruz.

En este sentido, los responsables municipales han dado la bienvenida a los niños y niñas, a los han hecho entrega de un kit con material escolar, y agradecido de manera especial la gran labor y esfuerzo que realizan las familias de acogida cartayeras y la asociación, “que son todo un ejemplo de solidaridad”.

Publicidad.

Durante su estancia en la localidad, los padres y madres de acogida tienen la oportunidad de ofrecer a los menores cuidados, atención y diversión, con un amplio programa de actividades lúdico-sociales, “para que conozcan nuestro pueblo, nuestro idioma, nuestra cultura y nuestras costumbres“, así lo ha señalado el concejal de Políticas Sociales, David F. Calderón.

Por su parte, la concejala de Colectivos Sociales, ha puesto en valor la labor diaria de la asociación, y ha resaltado “la alegría que cada año aportan los niños y niñas saharauis durante toda su estancia en los meses verano”. 

Finalmente, la presidenta de la asociación cartayera, Guadalupe Camacho, y el presidente de la Federación de Asociaciones del Pueblo Saharaui, Luis Cruz, ha agradecido el recibimiento y la colaboración del Ayuntamiento, sin la cual sería imposible traer a estos niños, así como la implicación de las familias de acogida, “ya que son ellos los que día a día conviven con ellos, y realizan un esfuerzo para adaptarlos a nuestras  costumbres”.