Dos jóvenes de Lepe se casan y lo retransmiten junto con otras 100 bodas en toda España

Se trata de una iniciativa de un sector severamente castigado por la pandemia, con la que pretenden mostrar nuevas fórmulas para celebrar un enlace matrimonial, a la que se han sumado varias empresas onubenses para celebrar el evento en dicha localidad costera

Son los leperos Ana Macías y Juan José Mora, y ambos renovaron ayer domingo en dicha localidad costera sus votos nupciales celebrando de nuevo su boda, al igual que lo hicieron un centenar de parejas en toda España.

Todos los enlaces matrimoniales fueron simultáneos, y además retransmitidos en directo a través de redes sociales para los invitados, familiares y amigos, en un acto que ha tenido carácter reivindicativo, ya que se ha pretendido dar visibilidad a uno de los sectores más castigados por la pandemia de coronavirus, así como mostrar que hay otras formas de celebrar una boda.

Publicidad.

Para ello, como en el resto de puntos de toda la geografía nacional que participaron en el evento, habían unido sus fuerzas en las últimas semanas varios proveedores de bodas de la provincia onubense, formando uno de los equipos integrantes en esta iniciativa nacional.

Dicho equipo onubense ha estado integrado por las empresas y profesionales: La Grafiteca Sweet Events -wedding planner-; Con Mucho Love -fotografía-; Salón de Belleza María Mora -peluquería-; Estética Mari Ángeles Macías -maquillaje-; Manu Macías -música en vivo- y Floristería Silvia -floristería-.

En el caso de la boda onubense, que fue oficiada por la también joven lepera Bella Rocío, la retransmisión en directo se realizó desde los perfiles de Instagram @conmucho_love y @lagrafiteca.

Según señaló a HuelvaCosta.com uno de los promotores del equipo onubense, el fotógrafo Manu Delgado, el principal mensaje que han querido lanzar con esta original iniciativa es «dar a conocer un posible nuevo concepto de boda más íntimo y personal, en el que se da más valor a lo emocional y al amor de las parejas que deciden casarse de esta forma».

Ahora, concluye «reuniremos entre todos los profesionales participantes el material obtenido de todas las bodas, e intentaremos hacer un documental o algo que puedan ver aquellas parejas que en estos momentos están dudando sobre si casarse o no en estas circunstancias».

La iniciativa a nivel nacional se ha ido fraguando en remoto durante los últimos meses para tratar de buscar una solución al problema actual al que se enfrenta el sector, naciendo así el movimiento #SOSnoscasamos, que ayer vio la luz con la celebración de este centenar de enlaces y renovaciones de votos de forma simultánea, en forma de boda íntima o elopement, término que ya empieza a sonar con fuerza en el ámbito nupcial español.

También han pretendido demostrar que las sensaciones e historias que envuelven un día tan especial para los contrayentes, se pueden igualmente hacer llegar a través de las redes sociales de la forma más segura posible, adaptándose a las circunstancias actuales.

La iniciativa pretende, además, ser un grito en busca de ayuda para un sector muy castigado en los últimos doce meses, y que se siente «el gran olvidado» ante la crisis actual ya que la reducción de aforo o la prohibición de servicios como la barra libre o el baile, han provocado la cancelación de la mayoría de enlaces nupciales programados desde el inicio de la pandemia, llegando a posponerse algunas bodas en varias ocasiones, sin éxito, esperando que la situación sanitaria permitiera disfrutar de este día tan especial para los protagonistas.

Los últimos datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), que arrojan cifras pertenecientes al primer semestre de 2020, cuando el coronavirus apenas causó estragos la mitad del periodo, indican que los matrimonios celebrados se redujeron en un 60,83% con respecto al mismo periodo de 2019. Dicha cifra, según estimaciones del sector, no ha parado de bajar aún más desde entonces, y actualmente se estiman ya en un 90%, lo que provoca que estos profesionales se encuentren en una situación extrema tras casi un año con su actividad paralizada.