Casi tres años de cárcel por robar un coche en Cartaya, huir de la Guardia Civil y agredir a policías locales

También se personó en una carnicería de Cartaya pretendiendo llevarse sin pagar varios productos, algo que el propietario rechazó, por lo que el acusado le lanzó objetos para tratar de agredirlo y lo amenazó de muerte

Un juzgado de lo penal de Huelva ha condenado a dos años y nueve meses de cárcel a un hombre por robar un vehículo, huir de un control de la Guardia Civil poniendo en peligro a varios agentes y a otros conductores y arremeter y amenazar a los policías locales que fueron a detenerlo.

La sentencia considera a esta personas responsable de un delito de conducción temeraria por el que le impone 15 meses de cárcel y la privación del derecho a conducir durante tres años, con pérdida de vigencia del mismo, otro de atentado por el que suma 18 meses y un tercero de amenazas por el que habrá de pagar una multa de 540 euros.

En la causa estaban acusadas otras personas: dos mujeres y dos hombres, que viajaban con el primero en el coche, a cada uno de los cuales se les condena al pago de 1.260 euros por un delito de hurto de uso de vehículo a motor. Una de las condenadas suma a esa multa otra de 3.250 euros por un delito continuado de daños.

HECHOS PROBADOS

El juez considera probado que en abril de 2018 sobre las 6.30 horas, dos de los acusados (hombre y mujer) llegaron en coche a una calle de Cartaya bajándose ella del mismo y, sin motivo alguno, propinó patadas contra otros dos turismos causando daños por más de 800 euros.

Poco después estas dos personas, acompañadas de los otros acusados, se dirigieron a un vehículo que se encontraba estacionado, se montaron en el mismo y viajaron a bordo del mismo.

Más tarde, sobre las 10.00 horas de ese mismo día, una patrulla de la Guardia Civil que montaba guardia junto a una rotonda de Cartaya advirtió que se acercaba dicho vehículo, al que buscaban por haber sido alertados de su desaparición, en cuyo interior viajaban los cuatro acusados.

Los agentes le dieron el alto, colocándose uno de ellos en el carril por el que circulaba el vehículo haciendo señales para que se detuviera, momento en que el acusado aceleró, llegando a alcanzar una velocidad muy superior a la reglamentada para acceder a la rotonda, desplazándose el agente hacia el arcén derecho para no ser atropellado.

Mientras el acusado giraba a la izquierda y accedía a la rotonda por el lado contrario al que procedía obligando a varios vehículos que venían en sentido correcto a girar bruscamente para no colisionar frontalmente; el acusado logró, superada la rotonda, volver a su carril y huir.

Minutos más tarde la persona que conducía el vehículo se personó en una carnicería de Cartaya pretendiendo llevarse sin pagar varios productos, algo que el propietario rechazó, por lo que el acusado le lanzó objetos para tratar de agredirlo y lo amenazó de muerte.

Hasta el local llegaron agentes de la Policía Local de Cartaya, los cuales le exigieron que depusiera su actitud, momento en que el acusado propinó un fuerte empujón a uno de ellos y amenazó al otro, tratando de propinarles patadas.

Policía Local de Cartaya