Arranca la ‘Escuela de embajadores’ de Cartaya con escolares conociendo los faros de El Rompido

Se trata de un proyecto turístico y educativo para 300 escolares en Cartaya que nace como fruto de la colaboración de las áreas de Turismo y de Educación del Ayuntamiento con el objeto de mostrar a los niños el patrimonio cultural y medioambiental de la localidad mediante visitas guiadas

El Rompido cuenta, desde hoy, con una veintena de nuevos embajadores. Tienen entre 8 y 9 años y son alumnos y alumnas de Tercero de Primaria del CEIP ‘Virgen del Carmen’ del núcleo costero. Bajo estrictas medidas de seguridad frente a la Covid-19, han disfrutado de una jornada que les ha permitido conocer las entrañas de su pueblo, visitar sus lugares más emblemáticos, como los faros, el muelle pesquero, la Plaza de la Sirena, o el Paseo Marítimo, y, en definitiva, dar un paseo guiado por su cultura, sus tradiciones y su historia.

Al final de la jornada, y después de participar en un divertido juego de ‘Búsqueda del Tesoro’, que complementa la visita guiada, han obtenido un carnet de ‘Embajador de El Rompido’, que les permitirá trasladar los conocimientos hoy adquiridos a sus compañeros, familiares y a los visitantes.

Precisamente este es uno de los objetivos de la iniciativa ‘Escuela de Embajadores’ que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Cartaya, desde las áreas de Turismo y Educación, y que se extenderá también a los escolares cartayeros. Así, han explicado David F. Calderón, concejal de Turismo, y Celestina Vázquez, concejala de Educación, que ha aclarado que “durante esta semana el proyecto se desarrollará entre los distintos grupos de niños de tercero y cuarto de primaria de El Rompido, y ya después de las vacaciones navideñas, cogerán el relevo los alumnos y alumnas de estos mismos cursos de los centros escolares cartayeros, que visitarán los lugares y edificios más emblemáticos del casco urbano”.

“Queremos, -señaló Calderón-, que los niños y niñas se empapen de las costumbres, la cultura y la historia de su pueblo, que han protagonizado sus padres y abuelos, porque es fundamental que conozcan su identidad para construir su propia personalidad, y porque nadie mejor que ellos y ellas para transmitir ese patrimonio a quienes nos visiten”.

En esta misma línea, Celestina Vázquez, destacó “la importancia de que los niños y niñas conozcan su entorno más cercano, porque este es un contenido educativo que no van a encontrar en los libros de texto, y que es fundamental para su propio desarrollo personal”.