Inicio Cartaya

Aparatoso rescate de una pareja a la deriva en moto de agua en desembocadura del Piedras

Efectivos de la unidad de Cruz Roja adscrita a Salvamento Marítimo con base en el puerto de Isla Cristina, con apoyo por tierra de la Guardia Civil, rescataron el viernes a una pareja de jóvenes cuya moto de agua quedó a la deriva en la zona de bajos que se extiende entre la desembocadura del río Piedras (Cartaya) y la playa de La Bota (Punta Umbría), cuando ya de noche eran arrastrados mar adentro por las fuertes corrientes de dicha zona

Efectivos de la unidad de Cruz Roja adscrita a Salvamento Marítimo con base en el puerto de Isla Cristina, con apoyo por tierra de la Guardia Civil, rescataron el viernes a una pareja de jóvenes cuya moto de agua quedó a la deriva en la zona de bajos que se extiende entre la desembocadura del río Piedras (Cartaya) y la playa de La Bota (Punta Umbría), cuando ya de noche eran arrastrados mar adentro por las fuertes corrientes de dicha zona.

Así lo han señalado a esta redacción fuentes del equipo de emergencia que intervino en el rescate, el cual calificaron como «peligroso y muy aparatoso», dadas las condiciones de navegabilidad en la zona y la escasez de luz por haber caído ya la noche.

Las mismas fuentes han relatado que la unidad de Cruz Roja adscrita a Salvamento Marítimo con base en Isla Cristina se activó a las 18.45 horas del pasado viernes tras recibir una llamada informando sobre la presencia de una moto de agua con dos jóvenes a la deriva en las inmediaciones de la desembocadura del Piedras, por lo que se trasladó hacia dicho punto un equipo de rescate a bordo de la embarcación de salvamento I.S. Helena.

La tripulante de la moto acuática, que quedó a la deriva tras un fallo del motor, pudo ser rescatada desde tierra por agentes de la Guardia Civil de Lepe que intervinieron en el operativo desplazándose por tierra hasta la punta de la Flecha, mientras que el otro tuvo que ser rescatado cuando las corrientes de la zona lo arrastraban mar adentro y después de una «tensa» búsqueda por una zona de bajos de arena y ya con la noche cerrada, ya que según las fuentes informantes «se le escuchaba continuamente pedir auxilio y socorro, pero no se le veía por carecer elementos reflectantes en el salvavidas y porque las condiciones de navegabilidad en la zona eran pésimas».

Finalmente fue localizado por el equipo de rescate y sacado del agua «con principio de hipotermia», tras lo que fue desembarcado en las instalaciones de la Asociación deportiva Náutica Nuevo Portil, donde pudo ser atendido, sin que haya trascendido ninguna noticia sobre su estado.

Por otra parte se ha podido saber que los afectados por este incidente es una pareja vecina de La Palma del Condado, que había acudido a la zona «para probar una nueva moto de agua».

A pesar del apoyo por tierra de los patrullas de la Guardia Civil, una por la Flecha y otra por las playas de El Portil y Nuevo Portil, las fuentes consultadas han querido poner en valor el «gran mérito» de los voluntarios de la unidad de Cruz Roja adscrita a Salvamento Marítimo con base en el puerto de Isla Cristina, un servicio «que está en alerta 24 horas los 365 días del año y que funciona gracias a la implicación del voluntariado, que en este caso llevó el peso del rescate».