PSOE presenta una PNL para «garantizar la libertad de la enseñanza frente al veto parental»

La vocal de la Comisión de Derechos de Familia, Infancia y Adolescencia en el Senado, la cartayera Pepa González Bayo, subraya la importancia de la convivencia, el respeto y la tolerancia frente al retroceso en nuestros derechos

La vocal onubense de la Comisión de Derechos de Familia, Infancia y Adolescencia en el Senado, Pepa González Bayo ha querido este jueves poner el acento en la Proposición No de Ley que ha presentado el PSOE de rechazo al veto parental que proponen las derechas de este país.

Según ha indicado el PSOE en un comunicado, para la senadora, la propuesta, “inicialmente ideada por la ultraderecha, pero vista con buenos ojos por el PP, es descabellada, porque atenta contra la libertad personal del alumno, que tiene que desarrollar su personalidad y su espíritu crítico”.

En el artículo 27.1 de la Constitución española de 1978 se afirma que «todos tienen el derecho a la educación», reconociéndose «la libertad de enseñanza». Además, el apartado 2 del artículo 27 se encarga de establecer que el objeto de la educación será «el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales». Esta definición enmarca dicho derecho y establece el pleno desarrollo de la personalidad humana fundamentada en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales», tal y como recoge en su artículo 26 la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Pepa González Bayo advierte de que con esta propuesta se podría “impedir la construcción de un espíritu crítico, porque lo otro es adoctrinamiento, pretender inculcar determinadas ideas o creencias distorsionando la forma en la que se percibe la realidad y dirigiendo su pensamiento hacia una ideología o forma de pensar determinada”. Para la senadora, “lo que la derecha pretende es convertir la escuela en foco de adoctrinamiento, intentando implantar un modelo conservador y parcial, que limita el currículo educativo a los contenidos que consideran aptos pero que excluyen realidades sociales e incluso históricas y busca introducir un mayor centralismo y control de la educación y de los procesos educativos”.

La educación, ha explicado la senadora, “es un proceso activo en el que participan docentes de diversas ideologías, por lo que ofrece pluralidad y genera pensamientos en los alumnos y los maestros y profesores han de gestionar la introducción de la realidad social en las aulas, no la intrusión, desde los valores democráticos y de convivencia. La educación es la mejor vía de progreso social frente a la deriva centralista, adoctrinadora y controladora y es necesario confiar en nuestro sistema para garantizar una formación integral, como establece la Constitución”.

Por todo ello, la PNL que presenta el Grupo Socialista en el Congreso, pretende velar por el cumplimiento de esos artículos de la Carta Magna, reforzar los planes de igualdad, protocolos LGTBI y formación en igualdad para la prevención de la violencia de género y superar el sexismo, garantizar la pluralidad de pensamiento, el respeto, la tolerancia, promover una campaña de apoyo a la profesionalidad, independencia y libertad de cátedra del docente y reforzar la autonomía de los órganos directivos de los centros educativos como piezas claves para la mejora de nuestro sistema.

Pepa González Bayo ha lamentado que a estas alturas de nuestra historia democrática “tengamos que presentar una propuesta así, cuando creemos superados estos principios básicos de la convivencia tan importantes para la educación integral de nuestros jóvenes, pero lamentablemente tenemos que velar muy de cerca y luchar contra este veto parental”.

Mientras tanto, en la Junta de Andalucía, su consejero de Educación, que en solo un año “ha puesto a toda la comunidad educativa en su contra, ha procedido al despido de docentes interinos y monitoras de educación infantil, al cierre de escuelas rurales, se suma ahora su indefinición sobre el veto parental y la desastrosa gestión en la Agencia Pública Andaluza de Educación”.

Para ella, el veto parental es “un atentado a la democracia y a la labor que se realiza en los colegios andaluces” y ha pedido, para terminar, a Moreno Bonilla, “que se retrate porque si impone el veto contentará a la extrema derecha, pero violará la Ley y nos tendrán en frente, al PSOE y a toda la comunidad educativa. No podemos asumir el discurso del odio”.

La senadora cartayera Pepa González Bayo