Los Ayuntamientos de la costa onubense trabajan en la reapertura de las playas con «incertidumbre»

Todo el mundo está pendiente de la apertura de las playas dentro del actual proceso de desescalada, pero la incertidumbre es máxima en relación a la fecha y las condiciones concretas para ello

Todo el mundo está pendiente de la apertura de las playas dentro del actual proceso de desescalada, pero la incertidumbre es máxima.

La Junta de Andalucía quiere que coincida con el inicio de la fase 2, pero la fecha exacta es aún una incógnita. Mientras todo apuntaba al 25 de mayo, el jueves el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, sostuvo que el Gobierno andaluz estima que «a partir del 8 o 10 de junio» sería posible la apertura, a pesar de que el baño en ellas sólo se contempla en la fase 3. Por su parte el presidente de la Junta, Juanma Moreno, mostró ayer su deseo de que puedan reabrir las playas el inicio de la fase 2 –25 de mayo-.

Al margen de este baile de fechas, los Ayuntamientos costeros onubenses trabajan para la reapertura de sus playas con incertidumbre. Para la alcaldesa puntaumbrieña, Aurora Águedo (PSOE), la apertura entre los días 8 y 10 de junio «entra dentro de las probabilidades que habíamos hablado los alcaldes con la Junta», pero lamenta que «aún no contamos con un protocolo».

Por otra parte precisa que el Ayuntamiento y los empresarios están «deseando» abrir las playas por la riqueza que generan «pero queremos garantizar en ellas la máxima seguridad y las mejores condiciones higiénico sanitarias». Por todo ello, concluyó «cuando tengamos el protocolo empezaremos a trabajar en él y abriremos las playas». 

En el caso de Ayamonte su alcaldesa, Natalia Santos (PSOE), considera «imprescindible» retrasar la apertura de las playas «dadas las dificultades» a las que se enfrentan los ayuntamientos» para adecuarlas a las normas que establece el borrador de la Junta sobre la materia, teniendo en cuenta los «escasos recursos que tenemos para estos cambios».

Por ello considera «absolutamente inviable» la apertura de las playas a finales de mayo y destaca la «necesidad» de los ayuntamientos de recibir «ayudas y apoyo económico urgente» de la Junta para «implantar las actuaciones que contempla el borrador». Santos afirma por tanto que está trabajando para abrir las playas en «el menor tiempo posible, pero siempre garantizando la seguridad de bañistas y visitantes».

Por su parte Cartaya «se adaptará a la fecha escogida por las administraciones». Así lo señala su alcalde, Manuel Barroso (PP), para quien el objetivo es que las playas «sean un destino de calidad y seguro», por lo que el Consistorio trabaja en un plan de contingencia con un «amplio paquete de medidas para adaptar las playas a la crisis sanitaria».

Según Barroso «se determine cuando se determine abrirlas, lo importante es que todo esté listo porque es fundamental para nuestro sector turístico que así sea, sobre todo con la prioridad de ofrecer garantías de que las playas de Cartaya van a ser este verano un destino de calidad, pero también seguro».

El alcalde moguereño, Gustavo Cuéllar (PSOE), muestra su «preocupación» por la situación de las playas onubenses y la «falta de estrategia de coordinación con todos los ayuntamientos costeros por parte de la Junta».

Lamenta que se estén dando desde el Gobierno andaluz «mensajes contradictorios» sobre fechas y condiciones de apertura, y por ello lo insta a «unificar criterios, de forma que pueda garantizarse el control de accesos y la seguridad».

El alcalde de Moguer muestra su pesar porque «las ayudas económicas a los municipios costeros para medidas de control y seguridad en las playas que prometió la Junta el viernes, unos días después se transformaran en un concurso competitivo al que deben concurrir los ayuntamientos».

Finalmente el alcalde de Isla Cristina, Jenaro Orta (PSOE) lamenta «tener conocimiento de estas decisiones por la prensa» y que «una vez más no se tenga en cuenta la opinión de los municipios para  tomar decisiones de ese calibre».

Orta pide «responsabilidad» al Gobierno de la Junta en sus palabras ya que «no se puede decir ‘a lo mejor…’, y hay que decir ‘seguro que…», porque «no se pueden crear falsas expectativas».

A pesar de ello asegura que el Consistorio isleño «sigue trabajando para dejar las playas preparadas de cara al 15 de junio, que es cuando cada año iniciamos el plan de playa, esperando mientras tanto conocer las condiciones higiénico sanitarias que nos van a exigir».

Por su parte los alcaldes de Almonte y Palos de la Frontera no quisieron ayer hacer una valoración sobre este tema, mientras que fuentes del Ayuntamiento de Lepe se limitaron a señalar que «solo esperamos que la situación se determine».