Ayamonte y Lepe trabajan en la adaptación de sus playas a la nueva normativa

Los Ayuntamientos de Ayamonte y Lepe trabajan desde hace días en la adaptación de sus playas a la nueva normativa derivada de la crisis sanitaria del coronavirus.

CARTAYA

En el caso de Ayamonte, el Consistorio ha indicado que intensifica los trabajos de adaptación de las playas a las normas que establece la Consejería de Turismo para la reapertura al baño del litoral ayamontino, en una temporada estival “sin precedentes por la pandemia del Covid-19.

​En este sentido, el Ayuntamiento señala que desde hace semanas se están realizando tareas de limpieza de la arena, vía pública y zonas ajardinadas, a las que se suman ahora los trabajos de adaptación que permitirán la reapertura al baño de las playas de la localidad, que estarán sujetas a estrictas normas y medidas higiénico-sanitarias, dirigidas a evitar posibles contagios de coronavirus.

Por otra parte, se ha procedido al acondicionamiento de las pasarelas de los 22 accesos a la zona de baño de las playas ayamontinas, así como se está construyendo una nueva pasarela de hormigón, de 50 metros de largo por 1,53 metros de ancho, que contribuirá a la mejora de la accesibilidad en Isla Canela, labores que este jueves han sido supervisadas por el primer teniente de alcaldesa en el Consistorio fronterizo, Javier López, y por la concejala de Playas, Rosario de los Ángeles, que han visitado también Punta del Moral para comprobar el avance de estos trabajos.

LEPE

En Lepe su alcalde, Juan Manuel González, ha informado sobre las distintas reuniones y trabajos que se están llevando a cabo para extremar las medidas de seguridad en el municipio, ante la próxima entrada en fase 2 del Plan de Desescalada este lunes, 25 de mayo.

En este sentido, y en relación con la próxima apertura de playas -aunque no para el baño-, se ha destacado que por parte del Ayuntamiento de Lepe se está trabajando en la adaptación a las nuevas circunstancias de su zona costera, y para ello se ha elaborado un Plan de Contingencia y Seguridad para La Antilla, que se abordará en una sesión plenaria el próximo día 28 de mayo, y que sigue las directrices y recomendaciones de las autoridades sanitarias, asentándose en los pilares del distanciamiento físico en la zona de bajamar, la reducción del aforo, el refuerzo de la cartelería y megafonía informativa para los usuarios o el establecimiento de áreas para sectores de población.

El alcalde lepero, que ha destacado que “la salud prima en todas las decisiones que estamos tomando”, ha expresado su deseo de que “podamos desarrollar un verano lo más normal posible, a pesar del escenario difícil en el que nos encontramos a causa de la pandemia”, a lo que ha añadido que “si ofrecemos unas playas seguras, además de con una calidad extraordinaria, ese será el mejor apoyo que podemos darle a nuestro comercio, nuestros bares, restaurantes, hoteles, en definitiva a nuestro importante sector turístico”.

Además de los trabajos preventivos y de seguridad, desde distintas áreas del Ayuntamiento de Lepe se están llevando a cabo otros trabajos de acondicionamiento y limpieza en materia de jardinería, pintura, colocación de pasarelas, dotación de contenedores, etc., si bien se recuerda que el dispositivo de playas no comenzará a estar en funcionamiento en La Antilla, como es habitual, hasta el 15 de junio.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Lepe mantiene conversaciones con otros Ayuntamientos de la comarca de la Costa, especialmente con Isla Cristina (con quien comparte la playa mancomunada de Islantilla), para homogeneizar en todo lo posible las medidas de seguridad a abordar en las playas.

Desde el Consistorio se ha vuelto a apelar a la responsabilidad ciudadana, para que no se relajen las medidas de distanciamiento social, así como de higiene y protección, como única garantía frente a la propagación del virus y los contagios, que será fundamental además cuando se abran las playas.