Aumenta hasta un 40% los portugueses que repostan en Ayamonte desde el inicio del descuento de los 20 céntimos

Para los ciudadanos lusos cruzar la frontera supone en estos momentos un ahorro de hasta 40 céntimos por litro en el caso de la gasolina Súper-95, y de 35 en el del gasoil

El número de ciudadanos portugueses de los municipios más cercanos a la frontera con España que acuden a repostar a las gasolineras de Ayamonte se ha elevado entre un 30 y un 40 por ciento desde que el pasado 1 de abril entrara en vigor el descuento de 20 céntimos sobre el precio de los carburantes que se aplica en las gasolineras de todo el país como medida para mitigar la fuerte subida experimentada por estos productos desde el inicio de la invasión de Ucrania.

Así lo han señalado a esta redacción encargados de algunas de las numerosas estaciones de servicio que se distribuyen por todo el municipio fronterizo onubense, quienes no obstante coinciden en afirmar que, a diferencia de ocasiones anteriores, la afluencia de vecinos lusos «no está siendo por el momento masiva» y por tanto «no se están produciendo grandes aglomeraciones ni colas en los surtidores ayamontinos».

Publicidad.

Una situación que en algunos casos achacan a que «los portugueses se están enterando poco a poco de la medida aplicada por el Gobierno de España» ya que según prosiguen, «es verdad que, a medida de que se va corriendo la voz en el país vecino, la afluencia va poco a poco aumentando».

No es para menos, sobre todo teniendo en cuenta el importante ahorro que para ellos supone cruzar la frontera para repostar, que puede llegar alcanzar hasta los 40 céntimos por litro en el caso de la gasolina Súper-95, y los 35 céntimos por litro en el del gasoil. Hay que tener en cuenta que el primer producto tiene estos días en Portugal un precio medio de 2,025 euros el litro, frente a los 1,825 en España; y que el caso del segundo los precios medios se sitúan en  1,996 y 1,852 euros el litro en Portugal y España, respectivamente. A ello se suma ahora el descuento directo de 20 céntimos que se aplica en todos los surtidores de este lado de la frontera.

A ello se une la mayor «complejidad» y el «menor ahorro» que, según algunos de los clientes portugueses consultados en las gasolineras ayamontinas, tienen las medidas que para rebajar el precio de los carburantes adoptó a finales del año pasado el Gobierno luso, las cuales incluso ha ampliado y reforzado desde este martes, 5 de marzo.

Es el caso de Alexandre Santos que, semanalmente, recorre los 64 kilómetros de ida y vuelta entre Tavira y Ayamonte para repostar combustible con sus dos coches –cada semana con uno- y a comprar bombonas de butano para su madre, ya que éstas son una media de 10 euros más baratas en España que en Portugal.

«Merece la pena hacer los kilómetros», aseguró Alexandre a HuelvaCosta.com, quien afirmó que, además, «no todas las gasolineras de Portugal están adheridas al sistema de descuento ya que es voluntario para ellas».

El descuento en Portugal no es directo y desde este martes se ha ampliado a un máximo de 20 euros mensuales del gasto en carburantes

El Ejecutivo portugués lanzó el pasado mes de noviembre el programa AutoVoucher, que reembolsaba 10 céntimos por litro, hasta un máximo de 5 euros mensuales, y que finaliza este mes.

No obstante «ante la escalada súbita, inmediata y sin precedentes del precio de los combustibles, y sobre todo el aumento proyectado para la próxima semana, debemos reaccionar de inmediato», señaló este lunes el ministro de Finanzas luso, João Leão, por lo que el reembolso se ampliará hasta un máximo de 20 euros mensuales del gasto en carburantes, devoluciones fiscales y beneficios para autobuses y taxis.

El Gobierno que dirige António Costa también va a mantener congelada hasta junio la tasa de carbono, que grava el CO2 de los combustibles y que se mantendrá en el valor que estaba definido para 2021, de 23,921 euros por tonelada de carbono; así como prorroga también hasta junio medidas fiscales que permiten reducir el impuesto sobre los productos petrolíferos: dos céntimos para la gasolina y uno para el diésel, que igualmente caducaban en abril.

Además, según las previsiones del Gobierno portugués, los precios del gasóleo y la gasolina se van a disparar la próxima semana con subidas de más de 14 y 8 céntimos por litro, respectivamente.