Inicio Cuenca Minera

Aspromin pide tranquilidad por el brote detectado en su centro de El Campillo, que suma 28 casos

La Asociación Protectora de Personas con Discapacidad Intelectual de la Cuenca Minera -Aspromin- envía un mensaje de "máxima tranquilidad" a las familias de los usuarios, trabajadores y a los vecinos del pueblo

La Asociación Protectora de Personas con Discapacidad Intelectual de la Cuenca Minera -Aspromin-, ante el brote de Covid-19 detectado en su centro residencial del municipio onubense de El Campillo, ha enviado este lunes un mensaje de «máxima tranquilidad» a las familias de los usuarios, trabajadores y a los propios vecinos del pueblo, a la vez que ha remarcado las medidas de control e higiénico-sanitarias emprendidas ante el brote detectado, que alcanza ya a un total de 28 personas entre usuarios y personal.

Así lo ha indicado la propia asociación en un comunicado, donde señala que desde Aspromín se están tomando todas las medidas de control e higiénico-sanitarias marcadas por los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias con las que están «en continuo contacto y coordinación».

En concreto, desde el pasado viernes se han realizado test de detección del Covid-19 a todas las personas usuarias de sus centros y trabajadores, con el resultado de 28 casos confirmados, de los cuales 21 corresponden a usuarios y 7 a trabajadores.

Por su parte, todos los casos positivos se encuentran aislados y controlados, así como todos los contactos directos.

Actualmente la mayoría de los afectados no presentan síntomas o son muy leves sin que exista ningún caso de gravedad, tan solo un usuario se encuentra hospitalizado por precaución debido a patologías respiratorias previas y se encuentra en buen estado.

«Esperamos que, con la colaboración de todos, esta situación se revierta lo antes posible y le deseamos una pronta recuperación a los afectados», han concluido.

Por su parte ante ese brote, el Ayuntamiento pidió el sábado a los vecinos limitar los desplazamientos y evitar las salidas del pueblo, así como ha cerrado los edificios municipales, ha puesto el teléfono 959 58 80 22 a disposición de la ciudadanía, ha cerrado los parques y ha rogado a los hosteleros que limiten el aforo de sus establecimientos mucho más.