Asaltan el bar Quini de Cartaya y se llevan casi 4.000 euros en dinero y tabaco

Han sido reventadas y desvalijadas dos máquinas tragaperras, una expendedora de tabaco y una caja registradora, de las que los cacos han logrado sustraer entre 3.000 y 4.000 euros en dinero y tabaco

La Guardia Civil investiga el asalto del que ha sido objeto un bar de Cartaya, donde han sido desvalijadas dos máquinas tragaperras, una expendedora de tabaco y una caja registradora, de las que los cacos lograron sustraer entre 3.000 y 4.000 euros en dinero y tabaco.

#EnDirecto. Asaltan un bar en #Cartaya y se llevan entre 3.000 y 4.000 euros en dinero y tabaco. Nos lo cuenta su propietario, José María Hernández PACHECO

Publicada por HuelvaCosta en Martes, 11 de febrero de 2020

Así lo ha denunciado ante la propia Guardia Civil de Cartaya José María Hernández Pacheco, propietario del bar Quini, ubicado en la calle Santa María de Consolación de dicha localidad costera, quien visiblemente nervioso ha precisado que los hechos se produjeron durante la noche del lunes al martes de esta misma semana, «probablemente entre las dos y las cinco de la madrugada del martes», ya que asegura que cuando cerró el bar pasadas las nueve de la noche del lunes «estaba todo normal» y que se encontró «con el chasco» cuando regresó a las seis y cuarto de la mañana del martes para proceder a su apertura.

«Estaba todo tirado por el suelo y había dos máquinas tragaperras reventadas, así como también la expendedora de tabaco, que había sido recargada el día anterior, y la caja registradora, que es donde menos dinero había» detalla Quini, como todos lo conocen en Cartaya a este empresario hostelero.

Para entrar en el establecimiento, los autores del asalto forzaron hasta dos ventanas, así como doblaron los barrotes de hierro de la reja de una de ellas «con un gato o alguna herramienta similar», afirma Hernández Pacheco, quien también asegura que no le había sucedido algo así en sus 18 años como empresario de la hostelería en Cartaya. Pero «esta vez me ha tocado, y esto es lo que tenemos», añade con resignación.

Finalmente asegura que, entre el dinero sustraído del interior de las dos tragaperras y de la caja registradora, y el que se han llevado de la expendedora de tabaco, además del propio tabaco que ésta contenía y que valora en «más de 1.000 euros», los autores del asalto se han podido llevar un botín que sitúa «entre los 3.000 y los 4.000 euros».

José María Hernández Pacheco muestra los barrotes de hierro forzados por los que entraron los cacos (Fotografía: Jordi Landero)