Patrones flamencos desde Ayamonte a todo el mundo gracias a las redes sociales

Sus principales herramientas son su formación, sus conocimientos, su carácter emprendedor, sus ganas, su desparpajo ante la cámara, y conexión a Internet. Se trata de la joven ayamontina Patricia Márquez (34 años), que ha sabido dar un nuevo giro de tuerca a la moda flamenca siendo la primera ‘influencer’ centrada única y exclusivamente en el patronaje del traje típicamente andaluz que conquista el mundo.

De hecho, sus diseños, patrones y consejos llegan, gracias a su intensa actividad en las redes sociales, a más de 91.000 personas no sólo de Andalucía, sino de toda España y del resto del mundo; así como su escuela de patronaje on-line, creada el pasado mes de agosto y la primera especializada en moda flamenca, cuenta actualmente con más de 200 alumnos. Algunos de sus vídeos han superado ya las 900.000 visualizaciones.

A todo ello la joven ‘influencer’ ayamontina suma haber convertido su pasión, la moda flamenca, en su principal fuente de negocio, junto con la formación a diseñadores. De hecho, según ha indicado a HuelvaCosta.com, vive exclusivamente de esta actividad desde hace ya cinco años, después de estudiar Moda y empezar ayudando a sus amigas en materia de patronaje.

Además de dedicarse a lo que le gusta, ‘Patronista Flamenca’, nombre con el que Patricia Márquez ha bautizado todos sus canales en redes sociales, lo hace donde le gusta, en su pueblo natal, Ayamonte, con las magníficas vistas del Guadiana y del vecino Portugal como telón de fondo. Y es que según afirma, «gracias a las nuevas tecnologías, hoy en día puedes tener una tienda on-line y que tus productos lleguen a cualquier rincón del mundo».

Otra de las singularidades de su actividad es dedicarse casi exclusivamente a la elaboración de patrones de trajes de flamenca. Como señala la propia Patricia Márquez, los patrones «son como los planos de un edificio», y en su caso los hace tanto para profesionales como para particulares y por encargo de diferentes diseñadores del sector.

Márquez afirma por otra parte que ha tenido relación con la moda desde pequeña. Su tía y su abuela cosían [aunque no de forma profesional] y aprendió de ellas. «A los 14 ó 15 años ya vestía mis propias creaciones», indica. Estudió Diseño de Moda en Madrid, compaginando carrera con trabajos en distintas firmas, pero tras seis años en la capital decidió regresar a casa. Sin embargo, prosigue estudiando y es ahí cuando entra en contacto con la moda flamenca. Estudiando un grado de Formación Profesional en Moda descubre la dificultad del dibujo técnico (patronaje) en este sector. «Me llamaba mucho la atención; el patronaje en moda flamenca es mucho más complicado, de modo que el resultado es aún más gratificante», explica.

Se le «daba tan bien», que sus propios compañeros empezaron a solicitarle patrones. Luego, empezó a realizar sus propios diseños flamencos, una labor a la que dio continuidad mientras estudiaba en Sevilla de Moda «para perfeccionar aún más» sus conocimientos.

Es aquí donde nace su primer negocio, en 2013, a través de la web www.patronesmodaflamenca.com. El usuario encuentra en ella -la primera web en vender patrones flamencos a distintos puntos del planeta: Estados Unidos, Japón, Suramérica…- diseños firmados por ella misma y los patrones que hay que seguir para montar el vestido de flamenca deseado.

Es tal el nivel que esta joven ayamontina ha adquirido que en 2018 la Asociación de Nuevos y Jóvenes Diseñadores (ANDE) le otorgó el Premio Nacional de Moda, en la categoría Servicios a la Moda, siendo además la primera patronista en recibir este premio.

Pero además de todo lo anterior, es una gran influencer. Llegó a las redes sociales por «insistencia» de conocidos para que diera a conocer qué hacía. «Empecé con mi web, vendiendo, antes que en redes. Fueron mis amigas las que me recomendaron entrar en ellas». Así nacieron sus perfiles como Patronista Flamenca en Facebook (más de 29.500 seguidores) e Instagram (ya supera los 9.200).

Pero donde ha triunfado aún más ha sido en Youtube. Su canal –con el mismo nombre que sus perfiles en redes- cuenta con más de 53.100 suscriptores y nació ante la «avalancha de dudas» que recibía por distintas vías. Para agilizar las respuestas «me grababa vídeos explicando qué hacer a quienes pedían consejo».