Los regantes onubenses defienden los aprovechamientos de agua del Guadiana

La Asociación de Comunidades de Regantes de Huelva -Corehu-, que preside Juan Antonio Millán, se ha referido a las valoraciones de ANP WWF Portugal y WWF alertando del plan de ambos países de aumentar extracciones de agua en el estuario del Guadiana.

La Asociación de Comunidades de Regantes de Huelva -Corehu- ha defendido este miércoles el aprovechamiento de las aguas del estuario del Guadiana.

En una nota de prensa, Corehu se ha referido a las valoraciones de ANP WWF Portugal y WWF alertando del plan de ambos países de aumentar extracciones en el estuario del Guadiana.

Publicidad.

En este punto, ha recordado que desde 1985 se justifica la legitimidad de los bombeos de Boca-Chanza para épocas de escasez de lluvias y sequía en Huelva y en la región transfronteriza Alentejo-Algarve. De hecho, se han referido al papel que jugaron los 75 hm3/año durante la sequía entre 1991-1995, que solucionaron la escasez de agua para consumo humano, la industria y la agricultura de Huelva.

El presidente de Corehu, Juan Antonio Millán, ha valorado que Portugal también desee hacer un aprovechamiento de las aguas del Estuario del Guadiana, como ya lo hace España desde 1979 en Boca Chanza.

Como ha explicado, concretamente Portugal lo que pretende en las proximidades de Pomarao (Mertola) es aumentar la oferta de recursos hídricos en Sotavento o levante Algarvio y consiste en reponer el agua que falte en el embalse de Odeleite para usos urbano, turístico y agrícola.

«No se trata de reponer agua únicamente por sequía, como con ignorancia de la realidad en esta región transfronteriza de España y Portugal se suele insistir por quienes no tienen en cuenta los objetivos de los acuerdos hispano luso en materia de agua en ríos internacionales anteriores al año 2000, en los que queda claro que se trata de atender también las situaciones de escasez en la región transfronteriza».

Este objetivo luso forma ahora parte del Plan Regional de Eficiencia Hidrica del Algarve (PREHA) con una dotación de 50 millones hasta 2025 para los que se pretenden utilizar los Fondos Europeos de Recuperación. A juicio de Millán, se trata de una cosa «lógica y muy sensata ante la situación de crisis que soporta la región transfronteriza hispano-lusa».

Millán ha señalado que con el Convenio de Albufera se pretende que se consolide con el límite, y más adelante a la vista de la evolución del río Guadiana se deberá plantear la ampliación de la Impulsión de Boca-Chanza, declarada de interés general del Estado en el Anexo de actuaciones y obras del Plan Hidrológico Nacional de 2001 y de 2005.

En este punto, ha remarcado que WWF plantea que las administraciones competentes de España y Portugal deben resolver este asunto mediante el dialogo bilateral en el marco del Convenio de Albufeira. Ello coincide con la propuesta de Corehu de que todo debe resolverse en el marco del cálculo del caudal de agua dulce mínimo del río Guadiana en la Estación de Pomarao. Se debe sumar el agua dulce del caudal ecológico de la presa de Alqueva, el agua dulce que recoja de la cuenca del río Guadiana entre Alqueva y Pomarao y agua del Chanza.

Por su parte incide en que el estuario del río Guadiana entre Pomarao y Ayamonte está afectado por agua salada por el efecto mareal que es mayor en épocas de estiaje cuando el agua dulce que afluye por el Guadiana es menor.

Corehu considera que es «necesario y más útil» aprovechar el agua dulce del Guadiana y Chanza antes de que se salinice ya que una vez que esto sucede por su mezcla con agua salada en el Estuario para aprovecharla hay que desalarla lo que requiere consumo de energía que es «cara y genera contaminación ambiental».

Finalmente, han explicado que en el marco del Convenio de Albufeira en su plenario y grupo de trabajo se debe aportar documentación y estudios y se consensue el caudal del Guadiana por Pomarao.

Corehu propone que sea de 3,5 m3/sg mínimo teniendo en cuenta los requerimientos ambientales, las demandas de agua dulce en la región transfronteriza para épocas de escasez de lluvias y sequía al objeto de satisfacer las demandas urbanas, de agua de boca para agricultura, turismo, industria, etcétera.

Bombeos de Bocachanzam con la presa del Chanda al fondo, en una imagen de archivo (Fotografía: Jordi Landero)