¿Dormir en una cama de matrimonio o en dos separadas? La duda de las parejas

La vida en pareja es verdaderamente hermosa. Compartir todo el cariño que tenemos dentro, así como prometernos mutuamente que pasaremos el resto de nuestros días juntos, puede resultar de lo más embriagador. Ahora bien, con todos los momentos bonitos que tenemos por delante, hay una pregunta que cada vez más parejas se hacen: ¿dormir juntos o separados? Parece que lo más bonito es acostarse en el mismo nicho, no obstante, ¿descansamos con plenitud cuando lo hacemos? Los ronquidos, el calor, los movimientos inesperados… ¡No todo está tan claro como podría parecer en un principio!

Ventajas y desventajas de las camas de matrimonio

Las camas de matrimonio han sido siempre la tendencia en los dormitorios de pareja. No obstante, dormir en una misma cama no es todo lo bonito que nos pintan en las películas. Una de las principales desventajas la encontramos en la temperatura, puesto que ambas partes de la relación no tienen las mismas necesidades de abrigo. Algo para lo que, tal y como te comentaremos más adelante, existe un sistema patentado innovador que lo va a cambiar todo en las noches de cientos de parejas.

Siguiendo en relación con las desventajas, es necesario hablar de los ronquidos. Un sonido incontrolable que, por muy involuntario que resulte, impide que una de las partes concilie el sueño como merece. Las tiras nasales suelen ser un paliativo recurrente, no obstante, no siempre presentan la efectividad necesaria para erradicarlos por completo. Un sonido molesto que, sumado a los movimientos inesperados de la pareja o a las luchas inconscientes con la almohada, pueden hacer que dormir sea un auténtico infierno.

Publicidad.

Ahora bien, cuando hablamos de las ventajas de dormir juntos, encontramos una que destaca por encima del resto: el amor. Las parejas desean compartir su día a día y, por supuesto, también sus noches. Descansar abrazados y sabiendo que la otra persona estará al abrir los ojos cuando llegue la mañana, es verdaderamente hermoso. Se trata de una forma de cuidar la relación, generando un vínculo inquebrantable que se va afianzando más conforme va pasando el tiempo

Por eso, a pesar de todos los problemas previamente enumerados, son muy pocas las parejas que deciden dormir en camas separadas. Menos todavía teniendo en cuenta que, como hemos anticipado previamente, han nacido soluciones para las situaciones más incómodas.

La solución que todas las parejas estaban esperando

Las diferencias en cuanto a la temperatura óptima para cada individuo tienden a ser un auténtico problema. Por ejemplo, pongamos el caso de que tu pareja es una persona friolera y tú eres alguien caluroso: ¿qué manta debemos colocar? ¿Sacar los pies debajo del edredón cuando te estás asando es la solución? Nada más lejos de la realidad, uno de los dos siempre estará incómodo. Sin embargo, esto ha cambiado, gracias a la llegada del sistema patentado de Duokay, una auténtica revolución en la que cada pareja puede tener un abrigo diferente al dormir.

Este relleno nórdico de fibras es completamente personalizable, pudiendo escoger entre un gramaje de 125 o 250 gramos. No obstante, la mayor diferencia con el resto de los edredones es que se puede utilizar por separado o juntos, un sistema con el que podemos abrochar el relleno en función de la temperatura que deseamos tener, es decir, si nuestra pareja tiene frío durante la noche, todo lo que tendrá que hacer es abrochar una mayor parte del edredón; mientras que, si tenemos calor, todo se resume a quitar unos pocos botones con clic. ¡Así de fácil y así de a gusto dormiremos!

A modo adicional, cabe señalar que el tejido 100% de microfibra, diseñado a base de poliéster, la gran ligereza del producto y la facilidad de mantenimiento, son comodidades extra que acompañan dentro y fuera de la cama. 

Dormir en pareja nunca había sido tan cómodo como con la llegada de Duokay: un sistema innovador que nos hará olvidar los problemas de frío y de calor durante las cuatro estaciones del año.