Vendedores ambulantes del mercadillo de Cartaya, indignados por el “abandono” del terreno donde se instala el ‘rastro de los jueves’

Los vendedores ambulantes del mercadillo de Cartaya han expresado sus quejas e indignación por las “malas condiciones” y el “abandono” del terreno habilitado por el Ayuntamiento de la localidad para los puestos del tradicional ‘rastro’ que cada jueves se instala entre las calles Aljibe, Tintoretto y Rubens.

Francisco García, en representación del colectivo de vendedores ambulantes del mercadillo de Cartaya, ha señalado entre otras cosas que el terreno está “sucio” y lleno de “cacas de perros”, que en algunos casos “no nos permite ni montar el puesto en el lugar que nos corresponde”; y sobre todo que cuando llueve “aquello es un barrizal y está lleno de charcos”.

Los comerciantes lamentan en este sentido que la situación está afectando a sus negocios ya que “la gente no viene a comprar” porque “se llenan de barro y cacas los zapatos”, y porque además “no pueden transitar con carritos” por el “mal estado del terreno. A ello añaden, según García, que el Ayuntamiento de Cartaya es el que les cobra las tasas “más altas de la provincia de Huelva para poder ejercer su actividad”.

Añade tu Comentario