Vecinos de Costa Esuri piden de nuevo la supresión de la Entidad de Conservación

Por otra parte, las obras de urbanización de dicha barriada anunciadas por el Ayuntamiento de Ayamonte contemplan mejoras y reparación general de la zona viaria

Un grupo de vecinos de Costa Esuri ha presentado una moción respaldada por 2.725 firmas para ser debatida en el pleno municipal del Ayuntamiento de Ayamonte en la que vuelven a solicitar la “supresión” de la Entidad Urbanística de Conservación (EUC) que gestiona dicha urbanización, así como las cuotas que están actualmente obligados a abonar para su sostenimiento.

En la misma, que han hecho llegar a todos los grupos políticos que forman parte de la corporación municipal, a los que solicitan que “presenten o apoyen la inclusión” de la misma en el orden del día del pleno.

Igualmente piden que el Ayuntamiento “tome la decisión en acuerdo plenario de que para la zona de Costa Esuri, con todas sus urbanizaciones, viviendas, terrenos y equipamientos, se modifique la actual situación técnico-administrativa, que la recepcione totalmente y que pase a ser un barrio con los mismos derechos y obligaciones que el resto de nuestra localidad”, con el objetivo final de que ello se traduzca en “recibir los mismos servicios municipales y/o comunitarios, o de cualquier tipo, que disfrute otro ciudadano de otra zona de nuestro Pueblo”, para lo cual consideran que debe “desaparecer la actual situación administrativa que mantiene esta zona de dependencia de la EUC”.

Por último solicitan que se dote la urbanización de las “instalaciones necesarias” para prestar servicios básicos en materia “sanitaria, recreativa y de ocio, educativa o de transporte”, así como la “asignación presupuestaria suficiente para las obras de construcción de las mismas”, así como para el “mantenimiento y reparación de las zonas degradadas fruto del deterioro y la mala ejecución de algunas de esas construcciones, junto a su mala conservación”. Por último añaden que “ese dinero saldría del depósito, que como fianza por las obras, tuvo que realizar la empresa Martinsa-Fadesa, de 6.01 millones de euros, que debieran ser destinados a tal fin”.

Julio Domarco, portavoz de los vecinos, ha señalado en este sentido que llevan ya cuatro años “luchando para arreglar de una vez por todas los problemas de Costa Esuri”, lo cual “pasa inevitablemente por la recepción de la urbanización por el Ayuntamiento y por la supresión de la EUC para que se convierta en un barrio más de Ayamonte”. Y es que según sus palabras, actualmente “los vecinos de Costa Esuri pagamos un doble impuesto: por una parte las cuotas de la EUC para el mantenimiento de la urbanización, lo cual brilla por su ausencia, y por otra las tasas municipales obligatorias”, por lo que la situación “es ya inaguantable”.

Sobre las obras anunciadas por el Consistorio, Domarco ha señalado que “se deberían haber hecho hace ya mucho tiempo porque en teoría hay dinero para ello con la fianza depositada en su día por Martinsa-Fadesa, pero con este asunto hay mucho oscurantismo y lo único cierto es que ya estamos a 2019 y las obras aún no han arrancado”.

EL AYUNTAMIENTO ANUNCIA LAS OBRAS DE URBANIZACIÓN PENDIENTES DESDE HACE AÑOS

Colocación de adoquinado, pavimentación y reparación de carreteras, repavimentación de calzadas, siembra de árboles, servicios de plantación y mantenimiento de zonas verdes, e instalación de sistemas de alumbrado y señalización, así como de equipos de alumbrado exterior. Estos son los principales trabajos que se van a acometer en los próximos meses en la urbanización ayamontina de Costa Esuri, en el marco de las obras anunciadas recientemente por el Ayuntamiento de la ciudad fronteriza, las cuales están pendientes desde hace años.

Según indicó el Ayuntamiento, se trata de la primera fase de licitación de las obras de urbanización pendientes desde hace ya varios años en dicho núcleo residencial ubicado al norte del puente internacional del Guadiana.

Los trabajos están promovidos por el propio Consistorio ayamontino, y según reza el propio pliego para su contratación, incluyen la “redacción de proyecto y ejecución de la obra de mejoras y reparación general de zona viaria de la urbanización Costa Esuri”.

El presupuesto de licitación de los trabajos asciende a 606.736,5 euros –734.151,16 euros con el IVA incluido-, siendo el plazo máximo para la ejecución de las obras de cuatro meses a partir de la formalización del acta de comprobación de replanteo.

El informe técnico que sobre las mejoras a realizar en Costa Esuri ha elaborado el Ayuntamiento de Ayamonte, incluye un inventario de las “deficiencias y patologías” detectadas en la red viaria de la urbanización, “imputables mayoritariamente a faltas de ejecución o defectos en la misma por parte de la promotora”.

Dicho informe revela deficiencias en las tres fuentes ornamentales con que cuenta la urbanización, de las cuales sólo está en funcionamiento la de la entrada, “si bien está limitada a un solo efecto de agua y presenta desprendimiento de revestimiento”. Las otras dos, prosigue, presentan “deterioros varios” como desprendimiento de piezas de gresite, arquetas de fontanería y electricidad abiertas o con desperfectos en la tapa e inundadas, suciedad y cuadros eléctricos visiblemente dañados, por lo que requieren trabajos de “restitución estética y revisión de las partes eléctricas e hidráulicas”.

En relación a los alcorques de los acerados, según el documento “presentan distintas problemáticas” en sus acabados, produciéndose “levantamiento de los adoquines en los casos más favorables” y la “rotura y el levantamiento del acerado y de parte del aglomerado asfáltico en los más graves” como consecuencia de las raíces de los árboles. Estos casos exigen “bien levantar los adoquines, sanear las raíces superficiales para alcanzar la profundidad suficiente para colocar otra vez el adoquinado a nivel de la acera, bien el apeo del árbol, rehaciendo el alcorque con la reparación de acerado y pavimento asfáltico y la reposición de un nuevo árbol”. Los casos donde se da ausencia de arbolado requieren una nueva plantación, y donde se da ausencia de adoquines plantea la colocación de los mismos “o de cualquier otra solución equivalente que permita la accesibilidad por el acerado sin cambios de nivel”. Igualmente requieren la restitución de la red de riego en aquellos puntos donde se haya deteriorado por la rotura del acerado, o donde nunca haya estado en uso.

En relación a los acerados se contempla el arreglo de aquellos puntos donde se encuentra hundido, deformado o deteriorado por distintos motivos, así como el de los pasos de peatones sobre resalto, que presentan deterioro del adoquinado de acabado, o el del carril bici y los aparcamientos en línea, cuyo pavimento presenta roturas

Igualmente se prevé el arreglo de las canaletas de drenaje superficial de aguas pluviales, así como la reparación de las deficiencias en el sistema de alumbrado que pudieran ser imputables al promotor por omisión en la colocación o por la deficiente ejecución de la misma, destacando entre otros elementos la ausencia de luminarias. En materia de jardinería las obras contemplan la terminación de la zona ajardinada de la calle Lope de Rueda, no culminada en su día por la promotora.

No obstante, el mayor número de deficiencias, según el informe, se centran en los pavimentos asfálticos sobre los que discurre el tráfico rodado, cuyos puntos deteriorados se tratarán con un fresado y posterior extendido de nueva capa de rodadura, así como en otros puntos se hará un saneo profundo hasta la capa base antes de restituir firme.

LARGA HISTORIA

El pasado mes de julio el Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña autorizó el desbloqueo de avales por valor de cuatro millones de euros del grupo Martinsa-Fadesa, la promotora de Costa Esuri, que estaban bloqueados en Ayamonte, con destino a terminar y renovar las obras de urbanización de dicho complejo turístico.

Así lo indicaron entonces fuentes del Ayuntamiento de Ayamonte, que concretaron que el dinero estaba bloqueado dentro del concurso de acreedores al que dicha empresa se acogió el 24 de julio de 2008, correspondiendo a parte del dinero que la constructora depositó como garantía dentro del total abonado para las obras de urbanización del complejo.

En total, la empresa gallega invirtió en Costa Esuri 624 millones de euros y, con este desbloqueo, el dinero de dichos avales está desde entonces a disposición del Ayuntamiento para terminar las obras de urbanización, con la premisa de que no se podrá invertir en actuaciones privadas como hoteles o urbanizaciones, sino directamente en obras de carácter urbanístico en la zona.

Desde entonces se han estado redactando los proyectos técnicos para la licitación pública de dichas obras de urbanización, con la premisa de que deben responder a actuaciones derivadas del motivo por el que se depositaron los avales.

AMBICIOSO PROYECTO VÍCTIMA DEL ESTALLIDO DE LA BURBUJA INMOBILIARIA

La empresa Martinsa Fadesa, víctima del estallido de la burbuja inmobiliaria, fue declarada en concurso de acreedores el 24 de julio de 2008 y, posteriormente, se aprobó un convenio con sus acreedores, ante cuyo incumplimiento fue declarada la apertura de la fase de liquidación mediante auto de 6 de marzo de 2015.

Asimismo, por otro auto con fecha de 28 de octubre de 2010 se acordó la acumulación de los concursos de acreedores de empresas de la propia compañía como Town Planning Consultores, Fercler, Jafemafe, Construcciones Pórtico e Inomar Inmobiliaria Marplus.

Con la citada inversión de 624 millones de euros, Costa Esuri supuso el mayor proyecto inmobiliario de la compañía gallega en todo el territorio nacional, tanto por volumen como por inversión, además de ser uno de los más importantes desarrollos residenciales de toda la costa andaluza.

El proyecto contemplaba unas 7.000 viviendas, dos campos de golf, centro comercial y hoteles, con destino a albergar a unas 10.000 personas de forma estable y aumentar considerablemente esa cifra en la temporada alta turística. Todo ello a seis kilómetros del municipio, a orillas del río Guadiana, y pensado para la llegada de ciudadanos del norte de Europa que huyen de su gélido invierno. Pero la actividad frenética de construcción se paró de golpe en julio de 2008. Fue entonces cuando la promotora no pudo soportar su nivel de deuda, de más de 7.000 millones de euros, y presentó concurso de acreedores.

Pasear desde entonces por las calles y avenidas de Costa Esuri, es lo más parecido a hacerlo por una gran ciudad fantasma, semi-vacía, con obras a medio acabar y donde apenas hay actividad.

Añade tu Comentario