Vecinos de Cartaya no pueden ni ducharse con normalidad por falta de presión de agua en sus casas

Un grupo de vecinos y residentes en varias urbanizaciones de Nuevo Portil, en Cartaya, han expresado su indignación ante la falta de presión de agua que padecen en sus viviendas, especialmente a determinadas horas del día, lo cual les impide desarrollar diariamente sus hábitos de higiene y alimenticios con normalidad.

Según los propios vecinos, las viviendas afectadas por esta situación son un total de 88, pertenecientes a las urbanizaciones Los Sauces Fase 1 y Los Sauces Fase 2, situadas en la calle Agua Dulce y sus inmediaciones.
Entre los problemas más comunes a los que tienen que hacer frente diariamente por esta situación están no poder ducharse aproximadamente entre las 19.00 y las 23.00 horas por falta de presión de agua, especialmente en las plantas superiores de sus viviendas, donde apenas llegan unas gotas cuando se abre el grifo; así como no poder poner la colada, no poder regar sus jardines, y hasta no poder cocinar con normalidad.

Montserrat Rovira, una de las afectadas, ha relatado a HuelvaCosta.com que esta situación no es nueva, y que se viene arrastrando desde hace varios años en esta zona concreta de Nuevo Portil, y que la misma afecta notablemente la vida diaria de su familia durante los quince días que cada verano pasa en su vivienda de la calle Agua Dulce.

Rovira ha señalado que tras mostrar sus quejas por la situación, en el Ayuntamiento de Cartaya “nos dicen que esto no es cosa del Ayuntamiento”; mientras que en la empresa subcontratada por el anterior para la gestión del suministro de agua en la localidad, Aqualia, la explicación es que “no hay más caudal de agua porque las tuberías de la zona son antiguas y estrechas, y no se puede aumentar la presión”.
Esta vecina de Nuevo Portil concluye señalando que lo único que pretenden es saber “qué tenemos que hacer para que este problema se solucione ya que nosotros pagamos nuestros impuestos, pagamos por el suministro de agua, y no nos lo arreglan”.

Otro de los vecinos afectados, Juan Mora Cárdenas, asegura que toda su familia, incluidos sus nietos pequeños, se ven obligados a ducharse “casi de madrugada, cuando hay un poco más de presión, y con agua fría en una pequeña ducha que tenemos en el jardín porque a la planta alta de mi casa, donde está el baño, el agua no llega”. Además, añade, la falta de presión provoca que “no salte el termo”.

Juana López, otra de las vecinas, muestra con indignación como apenas sale agua por los grifos de la cocina y el baño de su vivienda, por lo que también reclama una urgente solución a este problema.

Añade tu Comentario