Vecino de Punta Umbría enseña a sus nietos artesanía para que no abusen del videojuego

Corcho, retama o palma, pero especialmente madera, son los principales materiales con los que Benito Sánchez (65 años), natural de Calañas pero puntaumbrieño de adopción después de llevar viviendo en dicha localidad costera desde el año 1973, da rienda a su destreza y habilidades en el campo de la artesanía para confeccionar con sus propias manos multitud de objetos tradicionales.

Asegura que todo lo aprendió cuando era solo un niño, en Calañas, y de sus abuelos y sus padres, además de subrayar que no quiere que estas tradiciones se pierdan, de ahí su dedicación a la artesanía tradicional. Además, está convencido de que dedicar el tiempo libre a esta actividad, y sobre todo enseñarla a sus nietos, tal y como él la aprendió de sus antepasados, es una buena forma de alejar a las nuevas generaciones del abuso de las nuevas tecnologías, que «les comen el coco a los niños y a los chavales de hoy en día».

Es por ello por lo que la mayoría de objetos que realiza son juguetes tradicionales que regala a sus nietos como casas de muñecas, una de las cuales incluso está inspirada en una de las casas inglesas del Barrio Obrero de Huelva «tal y como yo la conocí cuando era pequeño», indica Sánchez. Otros juguetes se centran en la reconstrucción de carreta del Rocío o de la Romería de Punta Umbría, así como en escudos, espadas, luchacos, tirachinas, hondas o trompos, entre otros muchos.

Entre los objetos que realiza también tienen un hueco importante todo tipo de sillas, desde tronas infantiles hasta mecedoras, butacas o sillones, para algunas de las cuales incluso usa materiales reciclados.

Tampoco faltan en su colección todo tipo de útiles o enseres tradicionales, entre los que destacan escobones de retama o de palma, recogedores o palas para hornos de madera, antiguas brochas para encalar paredes, lebrillos para lavar la ropa, viergos agrícolas, fustas y hasta carretillas de madera. «Son útiles, objetos y herramientas –incide- que cuando yo era pequeño se elaboraban y usaban en mi casa y que es una lástima que se pierdan»           

Todos estos objetos artesanos son mostrados estos días con orgullo por Benito Sánchez en la sala de exposiciones Teatro del Mar del Centro Cultural de Punta Umbría, donde incluso ha instalado un pequeño taller en el que muestra en vivo y en directo como realiza algunas de sus creaciones.

Y es que según insiste, su principal objetivo es «que se les despierte la curiosidad y la creatividad a los más pequeños para quitarles esa obsesión con los móviles y los videojuegos», además de «reivindicar lo natural y el uso de materiales reciclados, y que todo pueda ser tocado por las manos del visitante».


La muestra estará abierta al público hasta este viernes, 20 de diciembre y se puede ver en horario de mañana y de tarde.