Vecina denuncia haber sido objeto de una «brutal paliza» a manos de un desconocido y dos perros mastines

Antonia María Domínguez Pereira, una vecina Cartaya de 33 años de edad, ha denunciado en un juzgado de Ayamonte haber sido objeto de una «brutal paliza» a manos de un joven al que asegura desconocer, y de dos perros mastines con la «insistencia» del presunto agresor.

Según la denuncia, fechada el pasado martes, 5 de noviembre y a la que ha tenido acceso este periódico, la agresión tuvo lugar el día anterior –lunes día 4-, sobre las once de la mañana en la calle Puerto Escondido de Cartaya.

En ella, la agredida relata que los hechos tuvieron lugar cuando pasaba con su coche por dicha vía y, al bajarse del vehículo para hablar con un vecino conocido, fue «increpada» por un individuo que «paseaba dos perros de la raza mastín y sin bozal». Fue entonces cuando, según prosigue la denunciante, dicha persona le dio «una patada en la espalda y la tiró al suelo», donde le propinó una «brutal paliza», durante la que incluso le «reventó» la bolsa recolectora de heces que llevaba adosada al abdomen por la «ileostomía» de la que había sido intervenida quirúrgicamente.

Igualmente afirma en la denuncia que estando en el suelo, y al «no poder incorporarse, los perros también la agreden con la insistencia del sueño».

Antonia María indica por otra parte en su relato que tuvo que ser llevada por una amiga al centro de salud de la localidad, al que también afirma que se trasladó su presunto agresor, el cual «la increpa e insulta insistentemente», negándose ella en esos momentos incluso a acudir al puesto de la Guardia Civil de Cartaya a interponer una denuncia por estar «presa del pánico» ya que según concluye su denuncia el presunto agresor le dijo que «donde la vea le quita la vida, que él se hace el loco, y no le ocurra nada».

En los partes médicos, a los que también ha tenido acceso este periódico, se indica que Antonia María acude a los servicios de Urgencia «por referir que le ha pegado un desconocido, propinándole patadas en la cabeza y abdomen». Los partes también precisan que se visualizan en la paciente «arañazos en el cuello, con dolor a la movilización de éste», así como «dolor en el tercer dedo de la mano izquierda», y «abdomen blando y depresible, doloroso a palpación». En un segundo parte, ya que afirma que precisó de nuevo atención médica dado el  «empeoramiento de su estado», se indica que la paciente presenta «policontusión».

Finalmente, y en declaraciones a esta redacción, la propia agredida ha indicado que «no hay derecho a que vayas por la calle y te agredan de esta manera», a lo que añade que se siente «indefensa» ya que su presunto agresor «era mucho más grande y fuerte» que ella, por lo que indica que, una vez en el suelo, lo único que pudo hacer fue «cubrirme la cara con las manos para protegerme».

Sobre la identidad del presunto agresor ha asegurado que «no sé quién es, ni puedo identificarlo» porque «no lo había visto jamás en mi vida», aunque añade que «pude hacerle fotografías».

En relación a los motivos de la agresión, esta vecina de Cartaya asegura igualmente desconocerlos: «no tengo ni idea, y no hago más que darle vueltas a la cabeza».  

Añade tu Comentario