Unas 700 personas reforestan 250 árboles autóctonos en Lepe

Bajo el lema “Respiro, luego planto”, familias enteras, colegios, grupos de amigos, vecinos a título individual y hasta una representación del colectivo inmigrante afincado en Lepe coordinado por las asociaciones Fecons y Asnuci, se dieron cita este sábado en el paraje Dehesa del Piorno de dicha localidad costera, para participar en la tercera edición de Reforesta.

Una iniciativa organizada por la asociación Árbol Mundo que sumó casi 700 participantes procedentes no solo de Lepe, sino también de otros municipios onubenses y de otras provincias andaluzas como Sevilla y Cádiz, así como también de la vecina Portugal, y en la que se plantaron un total de 250 árboles y arbustos de especies autóctonas como encinas, alcornoques, madroños, fresnos, adelfas o pinos, entre otras.

Según explicó a HuelvaCosta.com Jesús Pino, uno de los responsables de Árbol Mundo y organizador de la actividad, Reforesta “no se circunscribe a la tradicional reforestación de árboles, sino que es mucho más. Es una auténtica fiesta y convivencia de la vida y la alegría en torno a la plantación de un árbol”.

Así, y al margen de la plantación, para la que fueron repartidos entre los participantes un total de 250 kits de ‘reforestador’, la jornada incluyó un almuerzo de convivencia, música en directo y talleres infantiles relacionados con el cuidado del medio ambiente, y por tanto centrados en pintar con pigmentos naturales recogidos del propio entorno donde se celebró la actividad o de elaboración de cajas nido de madera para aves.

También se llevó a cabo una actividad poética coordinada por la editorial Lobo Feroz, y se ofrecieron consejos no solo para reforestar correctamente, sino para el posterior mantenimiento de los árboles plantados.

En el mismo enclave, y como fruto de las dos anteriores ediciones de Reforesta, han sido plantados ya un total de 400 árboles autóctonos, en torno a los cuales “organizamos a lo largo de todo el año iniciativas para su mantenimiento, riego en verano y otros cuidados ya que quienes los plantan también pueden apadrinarlos”, según subrayó Jesús Pino, quien añadió que “gracias a ello la mayoría crece con mucha vigorosidad”.

Para Pino la organización de este tipo de actividades es “muy importante” porque en materia de conservación de la naturaleza casi todos los científicos coinciden en presagiar “un futuro bastante desalentador ya que el cambio climático se palpa en el ambiente, la contaminación es el pan nuestro de cada día y, en definitiva, nuestros hábitos de vida le han dado la espalda a la naturaleza”.

No obstante, prosigue, “desde Árbol Mundo nos negamos a transmitir este mensaje desolador y queremos mirar al futuro con optimismo e intentando mostrar a la sociedad cómo acercarnos a la naturaleza siendo partícipes de ella y conscientes de nuestra esencia animal”.

Con esta actividad, añade “hemos logrado consolidar en solo tres años una jornada muy especial donde ampliamos la masa forestal de nuestro entorno de manera divertida y accesible a toda la sociedad”.

Para la realización de la misma, Árbol Mundo recoge las mejores semillas de los entornos naturales próximos, las hace germinar en su propio vivero de Lepe, y una vez están fuertes se les busca el mejor emplazamiento para su correcto desarrollo.

Por todo ello, señala Jesús Pino, “la cantidad de árboles la decidimos no por cuánto podemos plantar, sino por cuántos podemos cuidar en sus primeros años de vida”, en base a lo cual “el éxito de este evento no se centra solo en esta jornada de reforestación, sino en poder garantizar la continuidad de nuestros bosques, y ese es nuestro verdadero compromiso”, concluye.

Añade tu Comentario