Feministas francesas apoyan a la joven de Villablanca objeto de una violación en un hospital de París

El próximo día 27 de septiembre se celebrará en París la vista para resolver el recurso de apelación presentado por la defensa del celador de un hospital de la capital gala acusado y condenado en primera instancia por violar a la joven vecina de Villablanca Marta Leandro (35 años), mientras la atendía en el hospital en el que trabajaba en enero de 2012.

En una entrevista concedida a HuelvaCosta.com, la vecina villablanquera ha informado de que espera que sea «la vista definitiva» en la que se confirme la sentencia de febrero de 2017 que lo declaró culpable.

También ha avanzado que para preparar y acudir a la misma, ella y su abogada contarán con la ayuda de una asociación francesa feminista contra la violación, la cual presta apoyo psicológico y legal a personas sin recursos, y que «se han brindado a colaborar en mi caso, algo que me hace ser optimista en cuanto a que todo pueda resolverse de manera definitiva después de más de seis años y medio».

Esta colaboración, explica Marta Leandro, ha sido posible gracias a la labor de una periodista del diario galo Le Monde que, además, «ha encontrado a la enfermera que más me apoyó cuando interpuse la denuncia y que, incluso, ya había dado parte de este tipo de comportamientos por el acusado».

Los hechos se remontan a hace seis años y medio, concretamente al día 21 de enero de 2012, cuando Leandro era estudiante de Psicología en la Universidad de Huelva y disfrutaba de una beca Erasmus en París.


Ese día sufrió un episodio de epilepsia idiopática que le provocó una crisis de ausencia o «catatonia», siendo trasladada a un hospital público de París en el que ingresó con un estado de consciencia de «8 sobre 10».

Estando allí, según el relato de la joven de Villablanca «noté como me penetraban con un dedo o algo similar y que me tocaban mis partes»; posteriormente, ya en una habitación, notó otra nueva agresión, percatándose de que su autor era un celador que la estaba atendiendo y que pensó que ella estaba inconsciente; en ese momento lo agarró, comenzó a gritar y vinieron los enfermeros.

Al día siguiente denunció los hechos, iniciándose un proceso judicial de más de seis años; cuatro años después de los hechos se fechó por primera vez el juicio, pero se suspendió por falta de intérprete; tampoco se pudo celebrar en septiembre de ese mismo años por problemas burocráticos y no fue hasta febrero de 2017 cuando se desarrolló, considerando culpable al acusado.

Él apeló y se señaló la vista de apelación para enero de 2018, volviéndose a suspender quedando ahora fechado para el próximo 27 de septiembre.

En su entrevista Leandro asegura sentirse contenta porque parece que el fin a tan largo proceso está próximo; confiada en poder ganar el recurso del acusado debido a que ahora cuenta incluso con más apoyos; pero también con miedo por la incertidumbre que le genera el resultado final del juicio del 27 de septiembre próximo.

Añade tu Comentario