Tráfico inicia en Huelva una campaña de control de camiones, furgonetas y transporte escolar

La iniciativa se llevará a cabo entre los días 18 a 24 de febrero y se controlarán aspectos como velocidad, horas de conducción y descanso, tacógrafos, defectos técnicos, carga, alcohol y droga o cinturón de seguridad

La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha desde este lunes una nueva campaña de control de camiones, furgonetas y transporte escolar en las carreteras onubenses, que se extenderá hasta el 24 de febrero. Durante estos días, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y policías locales de la provincia intensificarán las inspecciones sobre este tipo de vehículos destinados principalmente al transporte de mercancías y al transporte escolar, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos para la prestación del servicio, verificando que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso; Además de otros aspectos como velocidad,  carga , defectos técnicos, alcohol y drogas, cinturón de seguridad, y otros  que puedan interferir en la seguridad.

La provincia de Huelva tiene un parque de 377.194 ( a 31 de diciembre de 2018)  de este tipo de vehículos, 251.043 turismos,  los vehículos de transporte de mercancías, camiones y furgonetas representan el 14%  del total (51.543), y el 10% de los accidentes con víctimas.  Los autobuses representan sólo el 1,5% del parque (754).  En 2017 en nuestra provincia se contabilizaron 90 accidentes con víctimas en los que estaban implicados este tipo de vehículos,  fallecieron 2 personas, 13 resultaron heridas de gravedad y 109 con heridas leves. También se produjo un accidente en el que estuvo implicado un autobús y en el que 5 personas resultaron con heridas leves. Esto, unido a la mayor letalidad de los accidentes en los que hay implicados vehículos de mercancías de más de 3500 Kgr, lleva a la Dirección General de Tráfico a sumarse a esta campaña que la Organización Internacional de Policías de Tráfico ( TISPOL)  pone en marcha.

En el año 2018, fallecieron en Huelva 14 personas en vías interurbanas en el momento de accidente o en las 24 horas posteriores al mismo. Del total de fallecidos, cuatro viajaban en turismos, uno en motocicleta, dos en furgoneta y uno conducía un camión, también falleció un peatón. Mientras que disminuyen los ciclistas y los motociclistas fallecidos, aumentan los accidentes mortales en los que hay implicado algún vehículo de transporte de mercancías, tres frente a dos.

En la última campaña de vigilancia y control de furgonetas, que se realizó entre los días 26 y 29 de noviembre de 2018 por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, con la participación de Ayuntamientos como Bonares, Beas, San Juan del Puerto, Punta Umbría, Rociana, Valverde del Camino y la Palma del Condado. La ATGC y las distintas policías locales controlaron 820 vehículos, de los que fueron denunciados un total del 52, la mayor parte por no haber pasado la inspección técnica en el plazo reglamentario, deficiencias técnicas y cuestiones de documentación.

Sin embargo el transporte escolar, se puede decir que es seguro en cuanto a siniestralidad, en  el transporte escolar los accidentes, tienen lugar en el  momento de subir o bajar del vehículo, o justo en los instantes inmediatos, y en muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor del transporte escolar, o de los padres.

El transporte escolar está sometido a una serie de normas de cuyo cumplimiento depende en muchos casos la seguridad de los menores. Exigirlas, a través de los centros educativos o las asociaciones de padres que se encargan de contratar las rutas, es un derecho de todos. La velocidad inadecuada y las distracciones son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos. Está comprobado que a 50 km/h, que es la velocidad máxima permitida en vías urbanas, las posibilidades de que un niño sobreviva sin ninguna medida de seguridad es prácticamente nula, ni siquiera a poca velocidad se garantiza su supervivencia.

La vigilancia se realizará en toda clase de vías, y a cualquier hora del día, especialmente en aquellas en que la afluencia de este tipo de vehículos es mayor.

Helicóptero de la Guardia Civil de Tráfico

Añade tu Comentario