Suspenden la venta de moluscos en las lonjas de Isla Cristina por falta de controles sanitarios

Según la Junta esta resolución está motivada por el reiterado incumplimiento por parte de la empresa gestora de los requisitos normativos y procedimientos necesarios para un adecuado control sanitario de los moluscos Bivalvos vivos durante su proceso de comercialización

La Consejería de Salud y Familias, a través de la Delegación Territorial de Huelva, ha dictado una resolución de inicio de procedimiento para la suspensión de la actividad de comercialización de Moluscos Bivalvos Vivos (MBV) en las dos lonjas pesqueras (de arrastre y de cerco) de la localidad de Isla Cristina, gestionadas por la empresa ‘Lonja de Isla SL’.

Según un comunicado de la Junta, esta resolución está motivada por el reiterado incumplimiento por parte de la empresa gestora de los requisitos normativos y procedimientos necesarios para un adecuado control sanitario de los MBV durante su proceso de comercialización en estos establecimientos.

Las deficiencias detectadas por la inspección sanitaria corresponden a reiterados incumplimientos, por los responsables de las lonjas de Isla Cristina,  en la realización y registro de los controles sobre los MBV, así como en su trazabilidad de origen y destino.

Asimismo, en diciembre de 2019, y para evitar el inicio de este procedimiento, se les concedió tres meses para adoptar las medidas correctoras que subsanaran todas las deficiencias detectadas, por lo que han sido los propios gestores con sus incumplimientos los que han obligado a esta Consejería a iniciar el indicado expediente.

Esta medida sobre la actividad comercializadora solo afecta al titular de la gestión de las lonjas, en ningún caso al sector extractivo de MBV.

El procedimiento permanecerá vigente hasta que la entidad gestora aplique un plan de mejoras y de medidas correctoras que permitan subsanar las deficiencias detectadas, y los inspectores de la administración sanitaria comprueben y verifiquen posteriormente su efectividad.

Los Moluscos Bivalvos son un alimento cuya cadena alimentaria se inicia con su recolección en zonas de producción autorizadas y monitorizadas de forma continua por las autoridades pesqueras. Dado su carácter filtrador y acumulador, precisan de un control eficaz en cada punto o establecimiento desde el que terminan llegando a los consumidores.

El control eficaz de los MBV en el primer establecimiento donde se desembarcan o entregan tras su recolección en las zonas de producción establecidas es fundamental para garantizar su salubridad.

Con el objetivo de proteger la salud de las personas consumidoras los servicios de inspección de la Consejería del ramo comprueban de forma regular y periódica que las empresas y otros profesionales que desempeñan su actividad en este sector cumplen con responsabilidad las tareas de control, adoptando medidas de corrección en caso de detectarse incumplimientos.

La administración autonómica tiene entre sus principales competencias velar por garantizar la seguridad de todos los alimentos destinados al consumo humano y, con ello, la protección de la salud de la ciudadanía en este ámbito, evitando o intentado minimizar los posibles riesgos que se puedan producir en las distintas fases que integran la denominada cadena alimentaria.

Subasta de pescado en la lonja de Isla Cristina (Fotografía: Jordi Landero)