SATSE lleva a la Inspección de Trabajo las condiciones en los vacunódromos de la provincia de Huelva

SATSE denuncia que la Consejería de Salud no ha articulado los mecanismos necesarios para mitigar los efectos adversos producidos por las altas temperaturas que sufren las enfermeras y enfermeros en los puntos de vacunación en Huelva. El Sindicato subraya que, se dan casos en los que los turnos de trabajo alcanzan las 12 horas, o no existen áreas de descanso para los profesionales, e incluso, en algunas ocasiones estos recintos carecen de ambulancia, las áreas de espera de los pacientes se encuentran a pleno sol en la mayoría de los recintos o existe una ausencia de colaboración por parte de la policía local o protección civil en algunos centros

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Huelva ha denunciado ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la grave situación en la que se encuentran desarrollando su trabajo las enfermeras y enfermeros en los puntos de vacunación de la provincia de Huelva, principalmente debido a las altas temperaturas de la época estival en la que nos encontramos.

En su denuncia, SATSE subraya la situación de desamparo y de riesgo laboral que sufren dichos profesionales, ya que estos puntos de vacunación, también llamados “vacunódromos”, o las carpas colocadas anexadas a los centros sanitarios, carecen de aire acondicionado y si lo tienen, están dentro del recinto, pero el personal de enfermería tiene que salir a plena calle a vacunar, con las temperaturas actuales y con el equipo de protección puesto.

Publicidad.

Estos vacunódromos se distribuyen en la provincia de Huelva en Almonte (polideportivo municipal), en Bonares (recinto ferial), en Huelva capital (Estadio Colombino), en La Palma del Condado (frente al centro de salud) y en Lepe (polideportivo municipal). Igualmente, en los centros de salud de Ayamonte, Bonares, Bollullos… existen carpas anexas a los mismos para realizar las vacunaciones y PCR.

El Sindicato también denuncia que hay enfermeras y enfermeros que tienen que enfrentarse a jornadas maratonianas de hasta 12 horas de turnos de trabajo, administrando una vacuna por minuto. Todo ello, en algunos casos, sin contar con zonas de descanso ni protocolos para realizarlo; incluso a veces, estos recintos carecen de ambulancia porque el Centro de Coordinación las requieren para atención urgente.

Además, continúa explicando SATSE, las áreas de espera de los pacientes se encuentran a pleno sol en la mayoría de los recintos, en algunos centros no existen neveras para conservación de alimentos ni bebidas frescas para los profesionales, y también hay centros sanitarios que carecen de colaboración de la policía local o protección civil, con lo cual origina en algún que otro caso un caos que los profesionales no tienen ni deben de soportar. Y no menos importante, es la contaminación producida por los vehículos en los vacunódromos que afectan directamente a los profesionales.

Ante estas condiciones de trabajo carentes de seguridad, SATSE ha interpuesto esta denuncia en la Inspección de Trabajo, reclamando a la Administración sanitaria andaluza a que implante, con la mayor rapidez, las medidas y/o resoluciones que sean pertinentes a fin de garantizar los derechos individuales y colectivos de los profesionales y/o trabajadores, así como del resto de la población, ante la extrema situación sanitaria existente.

De otro lado, el Sindicato subraya que la Consejería de Salud está obligando a las enfermeras y enfermeros a movilizarse desde sus puestos de trabajo a otros situados fuera incluso de su Zona Básica de Salud y en muchas ocasiones a trabajar fuera de su jornada laboral, no aplicándoles las retribuciones que les corresponden por asumir estas cargas laborales.


Al respecto, el Sindicato de Enfermería recalca que las enfermeras y enfermeros que realicen funciones de vacunación fuera de su jornada laboral, tendrán que ser remunerados según está previsto en el Plan de Accesibilidad de la Consejería de Salud y Familias, lo que verdaderamente no está abonando como corresponde.

Ante esta realidad, SATSE insiste que los hechos suponen un gravísimo incumplimiento de las normas que se han dictado, así como un gravísimo atentado contra el derecho a la salud y la integridad física y psíquica de los profesionales, trabajadores y terceros (pacientes, familia, compañeros de trabajo), al suponer una exposición continuada de las condiciones y lugares de trabajo inadecuados susceptibles de mejorar sustancialmente.