Portugal cierra sus fronteras después de 22 años

El cierre de fronteras decretado por el Gobierno portugués entre este miércoles y el domingo por la visita del Papa Francisco al país vecino está dejando en el punto fronterizo entre Ayamonte y Castro Marím imágenes ya casi olvidadas por muchos, y totalmente desconocidas para los más jóvenes

El cierre de fronteras decretado por el Gobierno portugués entre este miércoles y el domingo por la visita del Papa Francisco al país vecino está dejando en el punto fronterizo hispano luso entre Ayamonte y Castro Marím imágenes ya casi olvidadas por muchos, y totalmente desconocidas para las generaciones más jóvenes.

Desde la media noche de ayer miércoles, más de una treintena de agentes de distintos cuerpos y fuerzas de seguridad lusos solicitan a todos los ciudadanos que cruzan de España a Portugal tanto a través del Puente Internacional del Guadiana, como en los ferris que hacen el trayecto por el río hasta Vila Real de Santo António, el DNI en vigor o el Pasaporte, así como efectúan minuciosos registros de los vehículos en que éstos se desplazan, unos controles que no se efectuaban entre ambos países desde hace 22 años, concretamente desde la entrada en vigor del Acuerdo Schengen de espacio común de libre tránsito de personas entre los países firmantes.

Publicidad.

La situación en el punto fronterizo no está siendo por tanto de normalidad, ya que agentes portugueses tanto de la Guardia Nacional Republicana (GNR), la Policía de Seguranza Pública y de Tráfico, la Autoridad Tributaria y Aduanera, y Servicio de Extranjeros y Fronteras, apoyados por efectivos de Fronteras del Cuerpo Nacional de Policía de España, han impermeabilizan la frontera parando prácticamente a todos los vehículos que circulan en dirección Portugal, solicitando la documentación identificativa de sus ocupantes, y registrando a algunos, especialmente vehículos de transporte de mercancías y autobuses de pasajeros.

A pesar de todo ello las retenciones no están siendo muy preocupantes ya que la policía actúa con agilidad, sobre todo en el caso de los turismos, si bien no sucede lo mismo con otros  vehículos a los cuales obligan a estacionar, procediendo a comprobar la mercancía que transportan y registrando minuciosamente su interior.

El cierre de fronteras fue acordado por el Consejo de Ministros que celebró el Gobierno portugués el pasado día 30 de marzo, y abarca desde las 00.00 horas de ayer miércoles hasta las 00.00 horas del próximo domingo, 14 de mayo, aunque el Papa solo visitará el país entre este viernes, 12 de mayo, y el día siguiente.

El acuerdo para que el control fronterizo dure cuatro días se adoptó por recomendación del Servicio de Fronteras y del Ministerio de Administración Interna del país luso, habiendo comunicado el Gobierno luso a la Comisión Europea, el brazo del Ejecutivo comunitario, la suspensión temporal del Acuerdo de Schengen por el que en el año 1995 quedaron suprimidos los controles en las fronteras interiores de la Unión Europea.

El papa Francisco llegará por vía aérea de El Vaticano a Fátima en la tarde del viernes, 12 de mayo, incluyendo el programa de su visita asistir a la procesión de las antorchas, visitar la cueva de las apariciones de la Virgen a los tres pastorcillos. Al día siguiente, después de una misa en la basílica, dará por finalizada la visita. En ese tiempo recibirá al presidente y al primer ministro del país, y a otros jefes de Estado africanos que se desplazarán a Portugal para la ocasión.

El papa Francisco visita Fátima con ocasión del centenario de la aparición de la Virgen de Fátima, una de las más veneradas por la comunidad católica del país vecino. Igualmente se ha hecho coincidir con la santificación de dos de los tres pastorcillos, Francisco y Jacinta, ya que la tercera, Lucía, falleció en 2005 y aún está terminándose el proceso de beatificación.

La decisión del Gobierno luso afecta a prácticamente todos los pasos fronterizos entre España y Portugal, solo a la entrada a este segundo país y no a la salida. De esta forma los controles también se han centrado en el muelle fluvial de Vila Real de Santo António, al que arriban los ferris de transporte de pasajeros y vehículos procedentes de Ayamonte.

Los nueve pasos fronterizos entre España y Portugal que están estos días en la misma situación que el del Puente Internacional del Guadiana son Tui (Pontevedra), Verín (Orense), Quintanilla (Zamora), Fuentes de Oñoro (Salamanca), Coria (Cáceres), Badajoz, y Rosal de la Frontera (Huelva). En el resto de puntos fronterizos sólo está permitido el paso de vehículos para tráficos de ámbito local justificados próximos a la frontera.

PARA EL SECTOR DEL TRANSPORTE “SE SIENTA UN PRECEDENTE QUE NOS PREOCUPA”

El sector del transporte ha lamentado la medida adoptada del Gobierno luso y el presidente de honor de la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer), Juan Antonio Millán, ha señalado que “se sienta un precedente que nos preocupa”.

Consultado por HuelvaCosta.com, Millán ha indicado que con este tipo de medidas “siempre pagamos los profesionales del transporte”, los cuales “tienen compromisos de entrega de las mercancías que transportan”, por lo que “cualquier atasco o retención” motivada por los controles en las fronteras “les puede perjudicar gravemente”.

En este sentido ha lamentado la “improvisación” del Gobierno portugués con esta medida, ya que “si se hubiese previsto y anunciado con tiempo los transportistas podrían haber reprogramado con sus operadores logísticos sus viajes, horarios e itinerarios.

Controles en el puente internacional del Guadiana (Fotografía: Jordi Landero)
Controles en el puente internacional del Guadiana (Fotografía: Jordi Landero)
Controles en el puente internacional del Guadiana (Fotografía: Jordi Landero)
Controles en el puente internacional del Guadiana (Fotografía: Jordi Landero)