Organizaciones agrarias de Andalucía piden medidas para garantizar rentabilidad y flexibilidad en la nueva PAC

Las organizaciones profesionales agrarias (Asaja, Coag y UPA) han participado en la primera Mesa de Interlocución Agraria presidida por el consejero de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Ramón Fernández-Pacheco. En esta reunión, las organizaciones han trasladado al consejero diversas peticiones, entre ellas la reactivación de las infraestructuras hidráulicas pendientes para el almacenamiento de agua en zonas con mayores necesidades, así como ayudas para garantizar la rentabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas.

Además, han solicitado que la administración regional sea un altavoz del campo andaluz en Madrid y en Bruselas, donde se hace necesario pedir una mayor flexibilidad en las políticas agrarias, especialmente en la nueva Política Agraria Común (PAC), que impone una carga burocrática y un sobrecoste ambiental a los agricultores y ganaderos.

Publicidad.

El consejero ha expresado su intención de llevar estas peticiones al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien ha convocado una reunión entre comunidades autónomas para discutir la nueva PAC. En este encuentro, Fernández-Pacheco exigirá que se sigan flexibilizando los requisitos para que los productores andaluces puedan acceder sin obstáculos a las ayudas.

En su intervención, Fernández-Pacheco ha reafirmado el compromiso de la Junta de Andalucía por el diálogo y la unidad de acción con el sector agrícola y ganadero de la comunidad.

El consejero ha agradecido las flexibilizaciones de la PAC y el Pepac impulsadas por Bruselas y el Gobierno de España, que han sido fruto de la movilización de los agricultores en toda Europa. Sin embargo, ha señalado que estas medidas son insuficientes y ha adelantado que en la próxima Conferencia Sectorial solicitará que se tengan en cuenta las alegaciones conjuntas que aún no han sido atendidas y que fueron firmadas en la última reunión celebrada en febrero. En este sentido, ha hecho especial hincapié en la necesidad de realizar cambios en las regiones productivas para evitar las pérdidas anuales de más de 100 millones de euros que está sufriendo Andalucía con el Pepac.

Por otro lado, el consejero ha calificado como una «buena noticia» que Bruselas haya aprobado eximir de controles y sanciones a los agricultores que cuenten con explotaciones agrarias de menos de 10 hectáreas y que se hayan acogido a ecorregímenes.

En resumen, las organizaciones agrarias de Andalucía han dejado claro su deseo de que se tomen medidas para mejorar las infraestructuras hidráulicas en la comunidad y garantizar la rentabilidad de las explotaciones. El consejero ha prometido llevar estas demandas al Gobierno central y seguir luchando por una PAC más flexible que beneficie a los productores andaluces.