Los cortes de luz en Villablanca ponen en riesgo la vida de una niña con una enfermedad rara


La vecina de Villablanca Elena Lorenzo Carro (38 años), ha presentado sendos ruegos ante el Defensor del Pueblo Andaluz y el Defensor del Menor, así como una queja formal ante la compañía suministradora de electricidad Endesa por las reiteradas interrupciones del suministro eléctrico que se producen en el municipio, las cuales afectan al funcionamiento de los aparatos de los que depende la vida de su hija Montserrat, una niña de tres años y medio que padece una enfermedad de las calificadas como raras, que la obliga a permanecer 18 horas al día conectada a un concentrador de oxígeno de alto flujo y otras 12 a un bypass.

Según ha señalado la propia Elena Lorenzo a HuelvaCosta.com, la pequeña Montserrat, con un 72% de minusvalía, padece una enfermedad neurodegenerativa llamada mucolipidosis tipo II o enfermedad de células de inclusión que le afecta a los sistemas respiratorio y óseo, de la que solo hay registrados en el mundo poco más de medio centenar de casos, tres de ellos en España contando el de su hija.

Elena ha mostrado su preocupación y enorme indignación por la situación que se vive en Villablanca en relación al suministro eléctrico, “más propia de tiempos pasados que del siglo XXI”, ya que asegura que “cada vez que llueve o hay mal tiempo se interrumpe el suministro, así como se producen continuos microcortes y averías en las fases que dificultan el soporte vital de la niña”.

Todo ello, prosigue, hace que la pequeña tenga que ser hospitalizada continuamente “simplemente por falta de luz”, cuando “la función de todos los aparatos de los que en cierto modo depende su vida y su calidad de vida es precisamente evitar ingresos hospitalarios innecesarios”.

Elena Lorenzo reclama por todo ello a la compañía eléctrica, a la que asegura abona la factura religiosamente todos los meses, o que “solucione de una vez por todas” los problemas de suministro eléctrico que padece Villablanca, o en su defecto que dicha empresa le facilite un generador que pueda activar cada vez que se produzca un corte de luz.

Lejos de ello, esta madre preocupada por la salud de su hija y desesperada por la situación, asegura que las respuestas que el Departamento de Averías de Endesa “dejan mucho que desear”, siendo del tipo de “si el estado de salud de su hija empeora, vaya al hospital”, “llame dentro de una hora si no se soluciona el problema”, “compruebe si el resto de vecinos del municipio también están sin suministro”, o simplemente “no podemos ayudarla”.

Por otra parte, al indicar Elena telefónicamente a los interlocutores de Endesa que los aparatos que conforman el soporte vital de su hija están sufriendo y pueden averiarse con tantos corte de luz las respuestas suelen ser del tipo de “pues no tienen por qué averiarse”.

Añade tu Comentario