La misa y la procesión cierran las Fiestas de la Virgen del Mar de Isla Cristina

Este domingo ha llegado a su fin la trigésimo octava edición de las Fiestas en Honor a la Virgen del Mar

Este domingo ha llegado a su fin la trigésimo octava edición de las Fiestas en Honor a la Virgen del Mar que organizan la Hermandad Sacramental y la Asociación de Vecinos El Caimán, de la barriada isleña de Punta del caimán, en colaboración con el Ayuntamiento isleño.

El domingo por la mañana se ofició misa en memoria y honor de los marineros, cantada por el Coro Parroquial Jesús del Gran Poder, ante los numerosos fieles que abarrotaron la Iglesia de Nuestra Señora del Mar.

Publicidad.

Tras un almuerzo rápido, la organización volvió a la calle para preparar el momento culminante de las fiestas, la procesión de la Virgen, que ha recorrido todas y cada una de las calles de la barriada, bendiciendo cada vivienda, en las que la esperaban grupos de sevillanas, salves y plegarias.

Así, y como manda la tradición, a las cuatro de la tarde y bajo un sol implacable, hacía su salida procesional la Virgen del Mar portada por mujeres costaleras de la barriada, entre las que se encontraba la hermana mayor de la Hermandad, María Casado Carrillo; y que, tras recorrer las avenidas principales, llegaron hasta el puerto para embarcar en el pesquero ‘El Tonino’, desde el que bendijo las aguas de la ría del Carreras.

Acompañando a la imagen estuvieron toda la junta de gobierno de la Hermandad Sacramental, de la Asociación de Vecinos y de la UD Punta del Caimán, así como una amplia representación institucional encabezada por el alcalde, Jenaro Orta, acompañado de Javier Castro en representación de la Hermandad Sacramental Virgen del Mar, el Consejo de Hermandades, otras hermandades de penitencia y gloria de la localidad y de la vecina Punta del Moral ayamontina y cientos de devotos, tanto isleños como de fuera de la localidad.

A su regreso a la playa urbana de El Cantil, se produjo una espectacular imagen, cuando cientos de vecinos, en su mayoría marineros de La Punta, con el agua hasta el pecho, desembarcaron la imagen para comenzar su recorrido por todas y cada una de las calles de la barriada.

En 2018 se batió un record del tiempo de procesión, ya que se prolongó en torno a las 16 horas, desde la tarde del domingo hasta la mañana del lunes. Se presupone que, debido al aumento de viviendas en la barriada, en esta edición se supere este tiempo, lo que volvería a convertirla en una de las procesiones más duraderas de España. Con la subasta de la vara, cuadros y ramos de flores, termina una procesión multitudinaria y con la imagen entrando de nuevo en su parroquia.

Esta fiesta se encuentra en proceso administrativo para conseguir que sea declarada por la Junta de Andalucía como Fiesta de Interés Turístico Andaluz, hecho que es posible se consiga en los próximos meses.

(Fotografías: José Manuel Raya Jiménez)