La falta de profesores pone en riesgo el final de curso en la Escuela de Hostelería de Islantilla

Los alumnos del módulo de "Camarero de sala" temen por el futuro del curso, y de sus títulos tras ocho meses, por la baja de dos formadores

Los nueve jóvenes desempleados que integran el alumnado del itinerario formativo «Bar-Cafetería y Restaurante» –camarero de sala- de la Escuela de Hostelería de Islantilla, ven peligrar la obtención del título al que tienen derecho después de ocho meses de clase, debido a la ausencia de dos de los formadores, los cuales han causado baja por enfermedad al principio y al final del pasado mes de marzo, respectivamente, y por la no sustitución de los mismos por otros dos profesionales.

Según ha señalado a HuelvaCosta.com el colectivo de alumnos afectados, el primero de los formadores se dio de baja a principios del mes de marzo «y entonces pedimos un sustituto»; y el otro al final del mismo mes, «por lo que nos quedamos sin ningún formador de esa materia, y solo con las clases de idiomas».

Durante el tiempo transcurrido desde entonces, añaden, «hemos hablado con el Servicio Andaluz de Empleo y con inspectores de Formación de la Delegación de Empleo, pero hasta el momento no nos han dado una solución».

Los alumnos indican que dada la situación, se han quedado solo con las clases de idiomas, que se imparten diariamente durante las tres primeras horas, permaneciendo las tres horas siguientes, desde la baja de los dos formadores, «en el centro, pero sin hacer nada».

«Realmente nos podríamos ir para casa todos los días una vez acabadas las clases de idiomas –añaden- pero queremos cumplir el horario lectivo y estamos en el centro hasta las tres de la tarde, para que por lo menos, por nosotros no quede». En este sentido, explican, hasta han organizado entre ellos mismos hojas de firmas de asistencia diaria, «para que quede constancia de que nosotros estamos cumpliendo y no nos hemos ausentado, aunque nos dicen que eso no sirve para nada».

Según los alumnos, las principales consecuencias de esta situación es que, después de ocho meses de clase, si no completan los módulos que les restan para acabar el curso, «nos quedaremos sin titulación», con el agravante de que durante el tiempo que están formando parte del alumnado de la Escuela «no podemos trabajar en ninguna parte porque el curso es exclusivamente para personas desempleadas».

Además, añaden, para la obtención del título es obligatoria la realización de prácticas no remuneradas en empresas durante las próximas semanas, las cuales tienen que estar supervisadas y certificadas no solo por los empresarios, sino también por los formadores, los cuales «hoy por hoy no podrían hacerlo por estar de baja».

Los nueve alumnos afectados por esta situación se muestran finalmente pesimistas al señalar que «no tenemos expectativas de una pronta resolución del problema porque nos dicen que no se sabe que va a pasar, por lo que mucho nos tememos que incluso puedan llegar a cerrar el curso».

Por su parte fuentes de la Delegación Territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad en Huelva, han indicado a este

periódico que nada más tener conocimiento de esta situación, el propio delegado, Antonio Agustín Vázquez, se personó este miércoles en la Escuela de Hostelería, donde habló del tema con los coordinadores del centro y con algunos de los alumnos.

Las mismas fuentes señalaron que se está «analizando la situación», que se ha derivado por dos bajas «de larga duración», con el objeto de «agilizar la contratación de dos monitores que sustituyan ambas bajas». No obstante, añadieron «hay que tener en cuenta que se trata de una escuela pública, y los procesos de contratación se ralentizan porque los procedimientos son lentos» y «esto es lo que obstaculiza la contratación de los sustitutos».

Por último indicaron que se están buscando soluciones como la «permuta» en cuanto a la impartición de contenidos, lo cual «permitirá adelantar a las horas que ahora quedan libres por la ausencia de formadores lo que se iba a impartir de idiomas más adelante con el objeto de que los alumnos no pierdan el tiempo», así como «adelantar igualmente las prácticas».

La Escuela de Hostelería de Islantilla inició el presente curso escolar a mediados del mes de agosto de 2018, después de cuatro años cerrada. Tiempo durante el que la incertidumbre fue protagonista tanto entre el personal docente y de administración, como en general entre los habitantes y empresarios de la zona.

Este centro, único en la provincia de su especialidad y uno de los cinco que existen en el conjunto de la comunidad andaluza, recibió para ello del Gobierno andaluz una inyección presupuestaria de 180.000 euros con los que, entre otras actuaciones, se eliminaron barreras de accesibilidad, se crearon nuevas dependencias y se rehabilitaron otras que se encontraban en mal estado.

Para el presente curso se pusieron en marcha dos itinerarios formativos: «Bar-Cafetería y Restaurante» y «Cocina», estando prevista su finalización para el próximo 12 de agosto después de haber impartido unas 1.300 horas lectivas cada uno. Los treinta alumnos que se incorporaron al presente curso entre los dos itinerarios, recibirán un certificado de profesionalidad que avala los conocimientos adquiridos.

Alumnos de la Escuela de Hostelería de Islantilla en agosto del año pasado, durante la inauguración del presente curso (Fotografía: Jordi Landero)
Alumnos de la Escuela de Hostelería de Islantilla en agosto del año pasado, durante la inauguración del presente curso (Fotografía: Jordi Landero)
Alumnos de la Escuela de Hostelería de Islantilla en agosto del año pasado, durante la inauguración del presente curso (Fotografía: Jordi Landero)

Añade tu Comentario