La alcaldesa de Punta recupera dos láminas de Cazorla y Gil-Mazo que habían suido puestas a le venta en Internet

Aurora Águedo ha agradecido la donación de las obras de arte al Ayuntamiento de Punta Umbría

La alcaldesa de Punta Umbría, Aurora Águedo, ha recogido los cuadros de Pedro Gil-Mazo y de Antonio Cazorla que sirvieron de carteles de Reyes y Carnaval de la localidad y que estaban a la venta en una página de Internet.

La alcaldesa puntaumbrieña ha agradecido “enormemente la donación de estas dos obras que pertenecieron al Ayuntamiento de Punta Umbría y que estuvieron desaparecidas durante casi 25 años”.

Del mismo modo, Águedo ha agradecido a “muchos puntaumbrieños que, de manera anónima, se han interesado y han ayudado para la recuperación de las pinturas de Pedro Gil-Mazo y de Antonio Cazorla para el patrimonio municipal”. Además ha resaltado que desde el momento en que se tuvo conocimiento de la venta de estos cuadros “no hemos parado de trabajar para obtenerlos”.

El donante es el hijo de un trabajador jubilado de una imprenta onubense donde las dos obras llegaron para ser reproducidas en los carteles anunciantes de la cabalgata de Reyes Magos y del Carnaval de la Luz de 1996. Los originales de Pedro Gil Mazo y Antonio Cazorla se quedaron en la imprenta y nadie los recogió ni reclamó por lo que iban a ser destruidos.

Antes de pasar a la trituradora de papel, este trabajador ya jubilado de la imprenta requirió a su jefe quedarse con las dos láminas, por lo que “este hombre las salvó de ser destruidas”, según la alcaldesa puntaumbrieña.

La propia responsable municipal también le ha dado las gracias, “por la custodia y el magnífico estado en el que se encuentran ambos cuadros tras casi 25 años”.

Aurora Águedo ha indicado además que el donante y su padre “incluso ya tenían varios compradores interesados en estas obras de arte pero, cuando conocieron por la prensa que pertenecían al Ayuntamiento de Punta Umbría, han decidido entregarlas de manera generosa”.

El propio donante ha manifestado que “pese a estar en nuestras manos durante los últimos 25 años, mi padre y yo hemos conocido que era propiedad del Ayuntamiento de Punta Umbría y, evidentemente, se lo devolvemos”.