José Burgos y Ana Gloria se hacen con la vara del Carmen de El Rompido por 7.500 euros

Numerosas personas volvieron a darse cita un año más en la tradicional procesión marinera

Los fuegos artificiales cerraron en la noche de este domingo una nueva edición de las Fiestas de El Rompido en honor a la Virgen del Carmen. Unas fiestas que vivieron durante esa misma jornada algunos de sus momentos más emotivos con la procesión de la Patrona de los marineros a bordo de una embarcación por la ría del Piedras.

Procesión de la Virgen del Carmen por la ría del Piedras. HC

Numerosas personas volvieron a darse cita un año más en la tradicional procesión marinera, donde la imagen de la Virgen del Carmen fue portada a hombros primero por las mujeres rompieras y luego por los marineros más jóvenes, para recorrer inicialmente las principales calles del enclave costero. Esta primera parte del recorrido concluyó en el muelle de El Rompido, donde la patrona marinera fue embarcada para realizar su habitual paseo por la ría del Piedras, arropada por las sirenas de los pesqueros de El Rompido y de un número importante de embarcaciones de recreo, que la acompañaron hasta aproximadamente la altura de la playa del Caño de la Culata, donde tuvo lugar la tradicional ofrenda de flores con la que cada año se agasaja a la Patrona de los marineros.

Publicidad.

La comitiva llegó de nuevo al puerto, para concluir pasadas las 20.00 horas en la plaza de la Sirena, donde se celebró la tradicional puja de la vara, que quedó en manos de la familia José Burgos Almeida y Ana Gloria por 7.500 euros.

Fue un emocionante broche de oro para una fiesta que ya vivió momentos muy emotivos durante el pregón que en la tarde del viernes pronunció Cándido Burgos Brito, que centró su alocución en resaltar las “esencias marineras” de El Rompido.

Desde al Ayuntamiento se ha hecho un bien balance de una fiesta en la que “todo se ha desarrollado con normalidad y sin incidentes de importancia”, lo que, junto a “la amplia oferta festiva y lúdica”, la ha convertido en “un referente de ocio y diversión en la costa onubense, registrándose una importante afluencia de visitantes”.