Isla Cristina se prepara de cara a la próxima temporada turística

Hoteles, restaurantes y chiringuitos trabajan ya con miras a la temporada estival que comenzará con la Semana Santa

Con la llegada del calor se empieza a pensar en el verano. Cambia la meteorología, los días son más largos, suben las temperaturas y comienza el buen tiempo, característico de la costa de Huelva, que cuenta con más de 3.000 horas de sol al año.

Asociada a estos cambios naturales, los hábitos diarios, la organización del día e incluso la alimentación cambian considerablemente, se modifican horarios y se buscan productos más ligeros, en definitiva comidas menos copiosas.

Isla Cristina cuenta con una gastronomía rica y variada, repleta de platos tradicionales y tapas, que son uno de los principales atractivos para lugareños y visitantes. Con la lonja más importante de Andalucía por volumen de capturas, el pescado y marisco frescos se convierten en los productos más solicitados en bares, restaurantes y chiringuitos de la localidad.

Los contundentes guisos marineros se aparcan con el calor y dan paso a los arroces con marisco o al tan preciado ‘pescaito’ frito, plato estrella de cualquier terraza isleña durante la época estival. Y es que, además de tener una materia prima de excelente calidad y frescura, en Isla Cristina la cocina marinera es una tradición y patrimonio familiar, que pasa de generación en generación, conservando las recetas más antiguas, que se combinan con la innovación y las nuevas tendencias culinarias.

Desde el más pequeño establecimiento, hasta el más selecto restaurante, las cartas de todos ofrecen deliciosos productos del mar. Partiendo de las más sencillas gambas cocidas o a la plancha, hasta llegar al más elaborado guiso o arroz, la variedad de productos y formas de preparación que ofrecen las diferentes cocinas isleñas son parte inequívoca de la identidad del lugar.

Además de los doce kilómetros de playas en las que disfrutar del sol y del relax, una amplia programación de actividades culturales y de ocio, se une el disfrute de una buena comida cocinada por manos expertas, en muchos casos de “marineros en tierra”, un encanto más que sumar al éxito de una buena estancia o escapada de fin de semana.

Los chiringuitos y restaurantes estacionales se encuentran en estos momentos trabajando con las miras puestas en la Semana Santa, fecha en la que comienza la temporada de turismo en la localidad. De igual modo, desde el Ayuntamiento se comienza a ejecutar el Plan de Playas, un documento que recoge todos los servicios públicos y privados que se alojarán en el litoral isleño desde ahora y hasta la finalización de temporada, casi en octubre.

Isla Cristina, a pesar de su poca extensión territorial, ha sabido expandirse hacia el este con la creación, hace más de 25 años, de la Mancomunidad de Islantilla, contando así, en todo su término, con casi 10.000 camas y otras 18.000 en segundas residencias, llegando a superar, en algunos momentos del verano, el triple de su población.

Las actuaciones en el Kiosco de la Música de artistas locales, paseos por la ría, actividades callejeras, certámenes musicales, campeonatos náuticos, exposiciones de arte o conciertos, más o menos voluminosos, redondean una programación de eventos diseñados para que nativos y foráneos se distraigan de la cotidianidad o descansen con ofertas complementarias.

Añade tu Comentario