La figura de Irene Villa centra un proyecto de alumnos de Cartaya para aprender inglés

‘Irene Villa: A lesson of life and positivism’ es el nombre del proyecto educativo en el que están trabajando alumnos de tercero y cuarto de ESO del IES Sebastián Fernández de Cartaya, con el principal objetivo de aprender inglés

‘Irene Villa: A lesson of life and positivism’ es el nombre del proyecto educativo en el que a lo largo del presente trimestre académico están trabajando los alumnos de tercer y cuarto de ESO del Instituto de Enseñanza Secundaria Sebastián Fernández de Cartaya, con el principal objetivo de aprender y profundizar en todas las estructuras gramaticales incluidas en la programación para dicho nivel educativo.

Una iniciativa en la que los alumnos estudian con carácter bilingüe la vida, experiencia, logros y hasta descripción física de la madrileña Irene Villa González (Madrid, 21 de noviembre de 1978), muy conocida porque con solo doce años, concretamente el 17 de octubre de 1991, fue víctima de un grave atentado de la banda terrorista ETA en el que, debido a la explosión de una bomba  adosada al vehículo en el que viajaba junto a su madre camino del colegio, perdió las dos piernas y tres dedos de la mano izquierda. Su madre perdió una pierna y un brazo.

Publicidad.

Pero si por algo es conocida Irene Villa, y en eso se centra fundamentalmente el proyecto de estos alumnos cartayeros, es por su afán de superación y de hacer frente a la vida después de tan grave experiencia, lo cual la ha llevado a licenciarse en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, además de contar con estudios de Psicología y Humanidades. En 2004 escribió un libro «Saber que se puede 20 años después», en el que plasma su experiencia y sus reflexiones, y en 2011 rehízo totalmente su vida a nivel personal casándose y siendo madre posteriormente de tres hijos. En este sentido también destaca por ser esquiadora alpina paralímpica, lo que la ha llevado a ganar ya varios oros en dicha disciplina deportiva; así como a ser campeona de la Copa España en la modalidad en silla (2011) y campeona de España de eslalon y subcampeona de España en súper gigante y eslalon gigante (2013).

Los alumnos cartayeros, según ha relatado a HuelvaCosta.com la impulsora del proyecto, la profesora del IES Sebastián Fernández de Cartaya Isabel Flores, han leído a lo largo del presente trimestre el libro de Irene Villa «Saber que se puede 20 años después» en lengua española.

Posteriormente los alumnos de cuarto participan en un concurso de marca páginas sobre la publicación, así como, en el marco de la asignatura de Educación Física realizan actividades adaptadas para que comprueben de primera mano las dificultades de personas con discapacidad para la práctica de deportes.

Por su parte, los alumnos de tercero están leyendo otro de los libros de Irene Villa, en este caso la novela «Como el sol para las flores», en torno a la cual también desarrollan destintas actividades en inglés.

Como colofón del proyecto, el centro está actualmente llevando a cabo las gestiones oportunas con la propia Irene Villa para que ésta visite el centro en persona coincidiendo con la celebración del Día de la Paz (30 de enero) para que ofrezca una conferencia magistral ante toda la comunidad educativa de dicho instituto cartayero.

Ese mismo día los alumnos interpretarán para ella, en inglés, la canción «Vivir» de la conocida artista Rozalén, la cual ha sido traducida y adaptada al idioma de Shakespeare por la profesora de música del mismo centro cartayero, para lo cual también ha contado con la implicación del propio alumnado.

Con este proyecto, el centro aspira también a hacerse con uno de los tres premios a nivel regional de Buenas Prácticas Docentes Bilingües, organizado por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, a cuya edición de este año ya ha presentado su candidatura. Dichos premios consisten en una dotación económica para el instituto de 3.000 euros y placa distintiva, en el caso del primer clasificado; de 2.000 euros y placa distintiva en el caso del segundo; y de 1.000 euros y placa en el caso del tercero.