Interceptan una furgoneta con 620 kilos de hachís en un camino rural de Cartaya

El conductor de la furgoneta, que fue detenido por la Guardia Civil, intentó huir conduciendo temerariamente, lo cual puso en grave riesgo a los usuarios de la vía y a los propios agentes, cuyos vehículos oficiales intentó sacar del camino

La Guardia Civil ha detenido a un varón por delitos contra la salud pública, contra la seguridad vial y atentado a agente de la autoridad tras ser interceptado con un cargamento de hachís en una furgoneta en el término municipal de Cartaya.

Según ha informado el Instituto Armado, los hechos ocurrieron el pasado lunes, 4 de febrero, cuando los agentes montaron un dispositivo de identificación de vehículos en la carretera nacional N-431 (Huelva-Ayamonte) dentro del marco de la lucha contra el narcotráfico que desarrolla la 4ª zona de la Guardia Civil en Andalucía.

Cuando se procedió a la identificación de un primer vehículo, pudieron observar como una furgoneta se salió de la retención con una brusca maniobra, invadiendo el carril contrario, al parecer con la intención de evitar el dispositivo tomando sentido hacia Cartaya.

Dos patrullas del dispositivo iniciaron el seguimiento de la furgoneta huida, cuyo conductor hizo caso omiso a las señales acústicas y luminosas que los agentes realizaron en repetidas ocasiones con la finalidad de que detuviera la marcha del vehículo.

El conductor de la furgoneta respondía a dichas señales con maniobras temerosas, tales como adelantamientos en línea continua, poniendo en grave riesgo a los usuarios de la vía, tomando como último recurso proseguir la huída por un camino agrícola, donde realizó giros bruscos con la intención de sacar del camino a los vehículos oficiales. Al no conseguirlo, el varón decidió continuar la huída a pié campo a través, siendo interceptado por los agentes a unos 300 metros de la furgoneta, procediendo a su detención.

Al inspeccionar la furgoneta, se observó en la zona de carga unos bultos tapados por una manta, que resultaron ser 18 fardos de hachís que arrojaron un peso total de 620 kilos. Además se localizó un inhibidor de frecuencia y teléfonos móviles.

Los detenidos, junto con las diligencias instruidas, fueron puestos a disposición judicial.

Fardos de hachís intervenidos en la furgoneta

Añade tu Comentario