El helicóptero que se estrelló en Villablanca no tenía permiso y volaba a una hora no permitida

Era un helicóptero ultraligero y todo apunta a que se trata de un particular o de recreo, así como que la causa fue "un fallo humano"

El helicóptero que se estrelló el pasado viernes en el Camino de Zaballa, en el término municipal de Villablanca, como consecuencia de lo cual falleció una persona, “no tenía permiso” para volar del aeropuerto de Faro o de Sevilla y “volaba a una hora no permitida”.

Así lo ha indicado la subdelegada del Gobierno en Huelva, Asunción Grávalos, quien ha añadido que, según las primeras investigaciones, era un helicóptero ultraligero y todo apunta a que se trata de un particular o de recreo, así como que la causa fue “un fallo humano” ya que “el piloto perdió el control y la cola del helicóptero dio contra el suelo, no se sabe si al despegar o al aterrizar”.

Es la Policía Judicial la que se está encargando de la investigación de los hechos, la cual ha sido “dificultosa” al ocurrir el viernes a última hora de la tarde, “cuando estaba totalmente oscuro y el cadáver totalmente calcinado”.

Sobre el mismo se han recogido restos de ADN, se han enviado a Madrid pero aún no se conoce su identidad y nadie ha denunciado su desaparición. A su vez, Aviación Civil, a través del Ministerio de Fomento, se encarga de la investigación técnica.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron agentes de la Guardia Civil, Policía Local, bomberos del Consorcio Provincial, ya que el helicóptero al caer provocó un incedio, y sanitarios, que certificaron la muerte de esta persona, cuyo cadáver fue levantado sobre las 23.45 horas del viernes.

Añade tu Comentario