Fincas de Lepe y Cartaya prueban un nuevo plástico luminiscente que eleva la producción de berries

El nuevo material, que incrementa hasta un 61% la producción de arándano y un 14,5% la de frambuesa, ha sido presentado esta semana en el Centro Tecnológico de la Agroindustria –Adesva-, situado en Lepe

Hasta un 61 por ciento más de producción en arándanos, y un 14,5 por ciento en frambuesa. Estos son los dos principales datos que se pueden extraer de la validación realizada durante la pasada campaña agrícola -2018/19- por el Centro Tecnológico de la Agroindustria –Adesva-, sobre los nuevos plásticos con cubierta luminiscente que la empresa Cascade Light Technologies ha presentado esta semana ante agricultores y otros profesionales del sector agrícola onubense en la sede de Lepe de dicha asociación empresarial cuyo objeto se centra en la investigación y la innovación.

La relevancia de dichos datos reside, fundamentalmente, en la gran importancia económica que para el campo onubense tienen ambos frutos rojos.

El objetivo de este trabajo experimental ha sido evaluar el comportamiento y viabilidad técnica de este innovador plástico luminiscente en ambos cultivos, comparándolo con el plástico de cubierta convencional empleado habitualmente en los invernaderos de Huelva. En este sentido se ha evaluado su eficiencia, así como su influencia sobre la producción y calidad de los frutos.

El estudio centrado en la frambuesa se ha realizado en la finca experimental del propio Centro Tecnológico de Adesva, en Lepe, y para el mismo se ha usado la variedad ‘San Rafael’. Por su parte la validación en el caso del arándano se ha llevado a cabo con la variedad ‘Ventura’ en una finca comercial ubicada en Cartaya. En ambos casos la investigación se ha realizado en cultivo convencional en suelo.

El nuevo plástico luminiscente es una tecnología basada en la fotoconversión de la luz mediante el incremento de la longitud de las ondas de la energía espectral de la luz solar, de forma que ésta se adapte a las necesidades de la planta para mejorar su desarrollo.

Dicho plástico para invernaderos con tecnología Magic Lite, ha sido desarrollado por la compañía francesa especializada en plásticos agrícolas Agripolyane, y por su proveedor, Cascade Light Technologies, una empresa también gala especializada en la fabricación de aditivos para este tipo de films. 

Los agricultores de berries onubenses ya tienen disponible de cara a la campaña agrícola que arranca en unas semanas el plástico luminiscente, como se dio a conocer en el acto de presentación del nuevo material, el cual se llevó a cabo ante más de un centenar de agricultores.

También se puso de relieve la inversión que tendrán que realizar los agricultores que opten por incorporar el plástico luminiscente, que será entre un dos y un cuatro por ciento más alta que la necesaria para plástico convencional, según destacaron Frederic Peilleron y José Góngora, director general y responsable de expansión internacional, respectivamente, de Cascade Light Technologies, la empresa que ha desarrollado la nueva tecnología.

Por el contrario, explicaron, el nuevo plástico «garantiza» producciones superiores desde el diez por ciento -según el producto y las condiciones de cultivo-, así como una mayor calidad de la fruta.

Otros «beneficios» del nuevo material, prosiguieron, son su «carácter ecológico» ya que es «reciclable» a través de los mismos canales que los plásticos convencionales; así como que no se han detectado contraindicaciones para insectos polinizadores. Finalmente, incidieron, actualmente se dará a conocer con datos que el nuevo plástico luminiscente propiciará un menor uso de productos fitosanitarios y pesticidas, lo cual «también supondrá un ahorro para el agricultor y para el medio ambiente».

En definitiva, subrayaron, su incorporación «compensa», ya que «no supone una inversión muy fuerte en relación al beneficio por productividad y por la calidad de la fruta que propicia».  

En la misma línea se posicionó la investigadora responsable del Departamento de Agronomía de Adesva y del estudio del nuevo plástico, Magdalena Torres, quien incidió en que «a pesar de requerir una mayor inversión», los estudios realizados en sendas fincas ubicadas en Lepe y Cartaya han arrojado datos «muy positivos» como un aumento de hasta el 61% en la producción de kilos de arándano por hectárea, y del 14,5% en la de frambuesa.

El acto de presentación del nuevo material fue introducido por Vanesa Cardoso, de Adesva, a lo que prosiguió una ponencia sobre los principios subyacentes en la tecnología de fotoconversión que corrió a cargo de Frederic Peilleron. A continuación la investigadora Magdalena Torres dio a conocer los resultados de los experimentos realizados en Huelva con el uso del nuevo plástico.

D.S. Lemarie, de la empresa Cascade Light Technologies ofreció por su parte una ponencia sobre la aplicación de los plásticos luminiscentes en cultivos de berries; para concluir el acto con una charla de Bertrand Salkin, de Agripolyane, empresa fabricante de plásticos agrícolas con dicha tecnología incorporada.

INNOVACIÓN AGRÍCOLA BASADA EN FOTOCONVERSIÓN DE LA LUZ SOLAR

Según ha explicado a HuelvaCosta.com la investigadora responsable del estudio, Magdalena Torres, la luz es una fuente de energía para la fotosíntesis y una señal para la fotomorfogénesis de la planta. La cantidad de luz que ésta recibe, es decir, la intensidad, afecta a su fotosíntesis; mientras que la calidad de la luz, que tiene que ver con su distribución, incide  tanto en la fotosíntesis como en la fotomorfogénesis, lo cual da lugar al crecimiento y la adaptación a la luz del medio ambiente de la planta, afectando a su forma y a su floración. Por otra parte la duración de la luz –o fotoperiodo-, afecta principalmente a la floración.

Según prosigue, en la fotosíntesis como reacción fotoquímica producida en los cloroplastos de la planta, la energía de la luz se usa para convertir CO2 atmosférico en hidratos de carbono. En este sentido las plantas poseen varios pigmentos que permiten su fotosíntesis como la clorofila y los carotenoides, los cuales captan el azul y el rojo de la luz, afectando el primer color al contenido de clorofila, al número de estomas y a la conductancia, así como al grosor de la hoja y al alargamiento del tallo. Por su parte el rojo tiene un alto efecto sobre la fotosíntesis, el desarrollo de las hojas, la producción de clorofila y la ramificación lateral de las hojas, así como inhibe el alargamiento y la floración. Finalmente el verde de la luz tiene un efecto poco conocido sobre la planta, siendo menos absorbido por ésta.

Por otro lado, los fotorreceptores de la planta también captan el azul y el rojo hacia el infrarrojo para realizar la fotomorfogénesis, que tiene que ver con la protección de la planta a los rayos UV-B, así como con la evasión de la sombra, la floración y el movimiento de los estomas, señala Magdalena Torres.

Por tanto –prosigue la investigadora, el objeto de esta nueva tecnología pasa por «incrementar las longitudes de onda del azul y el rojo para aumentar la fotosíntesis y la fotomorfogénesis» de las plantas, de forma que la luz, en lugar de perderse, se transforme de un color a otro. En este sentido la principal característica del aditivo de Cascade para el plástico de Agripolyane es que «transforma la luz ultravioleta en luz azul, y la verde en roja, por lo que las plantas que se críen bajo este plástico tendrán más concentración de luz azul y roja que bajo la luz solar estándar».

Por otra parte la fotoconversión se configura, según esta experta, como «la parte principal de esta tecnología, pero no en la única» ya que según el tipo de cultivo «se pueden añadir más aditivos con el objeto de incrementar las características técnicas del plástico, además de este efecto».

Se trata de una tecnología cuyo principio, la fotoconversión, «ha sido investigado por un laboratorio de investigación en Francia durante más de 25 años y que Cascade acogió al nacer en 2012 con el objeto de mejorarla y hacerla útil para cultivos en invernadero, a un buen precio».

En este sentido la tecnología ha sido probada desde el año 2013 en un total de 104 ensayos tanto en Francia como en España, en estaciones experimentales como la de Cajamar, la Universidad de Almería y Tecnova (Almería), el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario –Imida-, así como en el Centro Tecnológico de la Agroindustria –Adesva- en Lepe.

Cascade ha realizado igualmente ensayos en otros países de Europa como Inglaterra y Bélgica, pero a día de hoy estos trabajos experimentales se enfocan en Francia y España, con ensayos en cultivos de melón, sandía, berries, pepino, pimiento y tomate.

En este sentido, y con la tecnología Magic Lite, Cascade ofrece actualmente, a través de Agripolyane, tres tipos de plástico: uno para cultivo de melón y sandía en invernaderos de túneles bajos; otro para berries en invernaderos con estructura de túneles altos como los de Huelva; y otro de doble techo, específico para cultivos hortícolas.

RESULTADOS DE LOS ENSAYOS EN EL CENTRO DE EXPERIMENTACIÓN DE ADESVA

Según explica a esta redacción la investigadora responsable de la validación del nuevo plástico en cultivos reales de frutos rojos en Lepe y Cartaya, del estudio de las características asociadas a la precocidad se han evaluado dos parámetros. Por una parte el número de flores abiertas por planta, y por otra el número de plantas con flores abiertas.

En base a estos parámetros, los datos que se han obtenido son «significativamente mayores con el plástico de cubierta fluorescente, con valores de hasta un 60 por ciento más de flores abiertas por planta, en el caso de la frambuesa», según Torres.

Con respecto a los parámetros productivos estudiados, ha habido «diferencias significativas en la producción total -expresada en gramos/planta-. Así, en el caso del arándano, se han obtenido valores de un 61 por ciento más con el plástico de cubierta luminiscente, y de un 14.5 por ciento más en frambuesa.

Por último, destaca que ambos plásticos tuvieron un comportamiento agronómico muy similar respecto al peso medio, firmeza de los frutos y grados Brix (ºBrix), los cuales determinan la cantidad de azúcares en la fruta.

ADESVA

El Centro Tecnológico de la Agroindustria –Adesva- es una asociación empresarial sin ánimo de lucro que aglutina a más de medio centenar empresas e instituciones públicas representativas del sector agroindustrial y servicios auxiliares a la Agricultura.

En la actualidad es un referente en la provincia de Huelva ya que fomenta la cooperación empresarial identificando sus necesidades tecnológicas, incentivando la búsqueda de oportunidades y de soluciones comunes complementarias entre sectores, a través de la investigación e innovación, y aportando conocimiento y capacitación para su desarrollo.

Entre sus proyectos más relevantes se encuentra el desarrollo de un sistema innovador que adelanta la producción de fresa, siendo compatible con las técnicas actualmente empleadas en la provincia; además de la obtención de una variedad de fresa adaptada a las condiciones propias de la provincia de Huelva. Además, recientemente se han presentado los resultados de un proyecto para la mejora de la competitividad y la calidad de la fresa y la frambuesa onubenses.

Añade tu Comentario