En diciembre desahuciarán a varias familias de Aljaraque que denuncian haber sido engañadas

En las viviendas objeto del desahucio viven familias con niños: algunas numerosas, otras monoparentales, y personas con discapacidad, que aseguran estar sufriendo una “pesadilla”

Un grupo de familias residentes en la avenida Once de Marzo de Corrales (Aljaraque), aún no sale de su asombro al denunciar la presunta estafa de la que aseguran han sido objeto, en relación a las viviendas en las que habitan desde hace ya varios años en régimen de alquiler, y sobre las que pesa una orden de desahucio, inicialmente prevista para el próximo día 12 de diciembre si el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción 5 de Huelva no lo evita.

Viviendas afectadas de Corrales

Afirman que están afectadas por un procedimiento de ejecución hipotecaria iniciado por la actual propietaria de los inmuebles, la SAREB S.A [popularmente conocida como Banco Malo, es una entidad creada en 2012 para ayudar al saneamiento del sector financiero español y, en concreto, a las entidades que arrastraban problemas debido a su excesiva exposición al sector inmobiliario] contra la anterior dueña de las viviendas, una empresa promotora inmobiliaria onubense.

Según relatan en un escrito remitido a esta redacción, en un principio “estábamos en las viviendas en régimen de alquiler, con los contratos vigentes y legales y al día de los pagos (las viviendas eran propiedad de una empresa promotora inmobiliaria)”. Según prosiguen, en mayo de 2019, “sin tener ninguna noticia previa al respecto, recibimos una notificación de lanzamiento para el día 23. Ni siquiera sabíamos que la empresa a la que pagábamos las rentas todos los meses ¡hacía ya seis que no era propietaria!. Sorprendidos, comparecimos rápidamente el 2 de mayo en el juzgado aportando nuestros contratos y los justificantes de estar al día de los pagos, y pedimos que se nos indicase quién era el nuevo dueño de las viviendas para seguir pagando el alquiler. Era la SAREB, pero no nos facilitaron ningún dato más”.

A continuación afirman que se les citó para una vista en el juzgado el día 24 de junio, a la que “íbamos tranquilos, porque nos habían asegurado que el problema había sido que la SAREB no sabía que las viviendas estaban ocupadas, pero que eso se resolvería”. La SAREB, sin embargo, “propuso la anulación de nuestros contratos de alquiler aduciendo que no estaban inscritos en el Registro de la Propiedad y el juzgado más adelante le dio la razón”.

Mientras tanto, prosiguen, el abogado de la SAREB les decía que “la empresa no se dedica a echar familias a la calle, que se nos ofrecerían las viviendas para compra o alquiler, que esperásemos a que ellos se pusieran en contacto con nosotros”. Una posición que para las familias afectadas era “de sentido común”, por lo que “dejamos pasar el tiempo, aunque insistimos en que nos facilitase un número de cuenta para ingresar el alquiler”.

A pesar de ello “seguíamos intentando contactar para llegar a un acuerdo. Fuimos varias veces al juzgado, preguntamos a un notario, llamábamos al teléfono de la SAREB, y nada”, aseguran.

En noviembre, prosiguen los afectados, a través de contactos personales y tras muchas averiguaciones, uno de los vecinos logró hablar con el gestor que tenía encomendada la comercialización de las viviendas.

A pesar de todo ello, el pasado día 28 de noviembre “se nos ha comunicado que el lanzamiento se producirá el 12 de diciembre”. “Nuestras familias a la calle sin avisar, sin ponerse en contacto con nosotros, sin darnos alternativas, sin cumplir lo que nos dijo el abogado de la SAREB, sin tiempo para buscar soluciones”, lamentan.

Por otra parte, prosiguen relatando, hace unos días “acudimos los vecinos al Ayuntamiento y fuimos recibidos por el alcalde, David Toscano, que está intentando mediar. Hemos propuesto a la SAREB que prolongue nuestros contratos de alquiler un tiempo para buscar alternativas, en estos momentos no hay en todo Corrales más de dos viviendas que se oferten en alquiler, ¿cómo nos vamos a ir?. SAREB sólo quiere vender, y no negocia sus precios”, aseguran.

Lo único que les ofrece, indican, es un aplazamiento del lanzamiento hasta febrero. Y es que “para comprar otra casa también necesitamos tiempo, nadie se mete en semejante inversión con premura, ni se consigue financiación en dos días”.

Aseguran finalmente que en todas las viviendas “hay familias con niños: algunas numerosas, otras monoparentales, personas con discapacidad… No entendemos esta pesadilla que estamos sufriendo ni creemos que una sociedad como la SAREB, con participación pública y avalada por el Estado, pueda actuar así”.

Su desesperación les ha llevado finalmente a decidir hacer pública nuestra situación.

Viviendas afectadas de Corrales

Añade tu Comentario