El Ayuntamiento de Huelva renueva su compromiso anual con el comedor social ‘Virgen de la Cinta’

Gabriel Cruz y Carmen Vázquez firman un convenio que supone un importante soporte para cubrir una atención media a 150 personas diariamente

El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, acompañado de la concejala Políticas Sociales e Igualdad, María José Pulido, ha visitado el Comedor Social Virgen de la Cinta, asentado desde hace casi 40 años en la barriada del Molino de la Vega, aprovechando la renovación del convenio de colaboración anual con el Ayuntamiento de Huelva para agradecer “una atención de puertas y corazón abiertos a la cara más severa de la exclusión en la ciudad, porque son personas que están fuera del sistema de protección, a las que difícilmente llegaríamos las administraciones a la hora de cubrir las necesidades más básicas sin la ayuda del tercer sector”.

En este sentido, Cruz ha señalado que “admiro la implicación, generosidad y labor de esta asociación que es ya un referente en la ciudad y de sus voluntarios, y este convenio es una obligación para nosotros y una oportunidad para reconocer el trabajo”.

Publicidad.

De esta forma, con la renovación del convenio, el Ayuntamiento de Huelva reafirma el compromiso, confirmando el reconocimiento y el apoyo al comedor social.

Por su parte, Carmen Vázquez, presidenta del Comedor Social Virgen de La Cinta, ha agradecido al Ayuntamiento de Huelva “el soporte económico que supone un convenio que este año ha pasado de 6.000 a 8.000 euros para atender a una media de 150 personas al día, que desde la pandemia, no han dejado de crecer”.

El Comedor Virgen de La Cinta lleva desde 1983, conviviendo en la barriada del Molino de la Vega y atendiendo, principalmente a personas transeúntes e inmigrantes aunque desde la pandemia ha cambiado el perfil de los usuarios, ya que en este periodo se han incrementado las familias, más allá de personas a nivel individual. Sin embargo, como apunta la presidenta “es complicado establecer un perfil del usuario del Comedor Virgen de La Cinta, porque nuestras puertas están abiertas para cualquier persona que tenga hambre, sin necesidad de registro, inscripción previa o identificación alguna”.

La edad media de los voluntarios del Comedor Social ‘Virgen de La Cinta’, en su mayoría, mayores de 65 años. Desde mayo del pasado año, se retomó el servicio de manera presencial, como era tradicional.  Actualmente, cuentan con unos 40 voluntarios, que trabajan en turnos, para mantener abierto el servicio de lunes a sábado, ambos incluidos, y también festivos, con un horario de atención de 12 a 13.30 horas, proporcionando un almuerzo al mediodía y una bolsa con alimentos para el atardecer.

La principal fuente de financiación del Comedor Social ‘Virgen de La Cinta’ son los socios benefactores, aunque también tienen apoyo de diferentes entidades como el Ayuntamiento de Huelva. Sin embargo, los ingresos fijos dependen de los de los socios, por lo que Carmen Vázquez ha hecho un llamamiento a la sociedad onubense, “para que se involucre y siga apoyando el proyecto”.