Eduardo Estévez, un cartayero que triunfa a nivel internacional con la ornitología 

La pasión por la cría de pájaros, especialmente de ejemplares de canario en su modalidad de postura, le llegó al cartayero Eduardo Estévez Delgado (44 años) por tradición familiar. “Mi padre desde siempre se había dedicado en sus ratos de ocio a esta afición, que me supo transmitir a mí, por lo que desde el año 2004 me dedico a esto como hobby”.

Pero el amor de Eduardo por esta actividad le han valido para lograr numerosos premios y reconocimientos oficiales tanto a nivel nacional como internacional, entre ellos las tres medallas obtenidas la pasada temporada en el Campeonato del Mundo de Ornitología celebrado en la ciudad italiana de Cesena: dos de plata y una de bronce.

Además, y solo la temporada pasada, Estévez también se hizo con otros nueve metales en el Campeonato de España, unos éxitos por los que sin duda se muestra visiblemente emocionado y que, según sus palabras, le permiten “llevar el nombre de Cartaya por delante y bien alto” por todos los rincones de la geografía nacional e internacional que visita con motivo de los concursos y campeonatos en los que participa cada año”.

Desde que Eduardo Estévez se inició hace ahora catorce años en esta actividad, su brillante palmarés no ha parado de crecer y de recibir medallas y todo tipo de premios en las numerosas competiciones en las que ha participado, y en las que fundamentalmente los jueces valoran entre otras cuestiones la forma y posición de los canarios que él mismo cría y cuida en su aviario, donde tiene más de un centenar de ejemplares. Empezó con una sola pareja de reproductores cuando tenía solo 14 años.

Así, este aficionado cartayero a la ornitología, y cerrajero de profesión, destaca entre sus premios más importantes las siete medallas logradas en las cuatro últimas ediciones del Campeonato del Mundo, una de ellas de oro en Holanda (2015), cuna de esta disciplina deportiva. También consiguió dos bronces en Portugal en el año 2016; otro bronce en Almería el año pasado, y las ya referidas de Cesena (Italia).

No obstante para él tiene un importante valor la conseguida hace ya bastantes años en un campeonato internacional celebrado en la localidad onubense de Gibraleón “porque fue la primera que gané y porque tiene grabadas nuestras carabelas del Descubrimiento de América”.

A estos premios hay que sumar otras 33 medallas conseguidas en campeonatos nacionales, la primera de ellas en 2008, y las nueve últimas el pasado año 2017 en Talavera de la Reina (Toledo), en el marco del campeonato de España, del que se trajo para Cartaya seis oros, dos platas y un bronce.

Estévez asegura que se trata de una afición que “engancha” y a la que dedica “muchas horas y cariño”, pero que lleva a cabo “con muchísimo gusto a lo largo de todo el año”. De hecho en estos momentos, prosigue, ya está preparando la siguiente temporada y, con el objeto de obtener los ejemplares óptimos que le sigan dando satisfacciones y premios, ya ha emparejado a cuarenta de sus cien ejemplares.

Eduardo Estévez compite con la Asociación Ayamontina de Ornitología, localidad natal de su padre, y agradece el apoyo que desde siempre ha recibido por parte de toda su familia para dedicarse a esta actividad.

Añade tu Comentario