Desmontada la campaña política de Evaristo Pérez

Las últimas declaraciones del gerente del Consorcio de Bomberos de Huelva y la manipulación informativa llevada a cabo por el entorno de Evaristo J. Pérez desmontan la campaña iniciada por el bombero con claras intenciones políticas

El gerente del Consorcio de Bomberos ha negado en un escrito firmado por su puño y letra y publicado en el periódico huelva24.com, el «acoso» a Evaristo Pérez, el bombero que revolucionó las redes sociales con un vídeo en el que denunciaba la supuesta falta de dotación del parque de la localidad de Ayamonte. Aprovechando también el gerente en su escrito para aclarar el incidente protagonizado por Evaristo J. Pérez junto a un compañero el pasado 22 de julio.

«La polémica está servida y se echa más leña al fuego de la cruzada«, en palabras del gerente, desde el momento en que Evaristo J. Pérez un 4 de marzo de 2016, hacía público a través de Facebook el vídeo en el que lamentaba la falta de medios y criticaba la gestión de la Diputación de Huelva por parte del PSOE. A éste le siguieron más grabaciones y declaraciones contra políticos y funcionarios públicos, hasta el punto de que la apertura de un expediente disciplinario en su carrera se hizo inminente. Pues el marco disciplinario al que están sujetos los trabajadores públicos no admite hechos y comportamientos de esta índole.

En esta última ocasión, Evaristo J. Pérez acudía a la mutua de accidentes de trabajo Asepeyo, para que lo atendiesen por persecución y para solicitar la baja psicológica. Los trabajadores de la mutua, al no llevar el señor Evaristo Pérez un documento de derivación de accidente de trabajo, llamaron al Consorcio para solicitar confirmación de la existencia del supuesto accidente a fin de atenderlo, tal y como ha contado el gerente del Consorcio en su Carta al Director del periódico.

Sin embargo, y al no constatar la existencia de ningún accidente laboral sufrido por Evaristo Pérez, desde el Consorcio se informa a los trabajadores de Asepeyo que si el señor Pérez solicitaba una baja por ansiedad o depresión, debido al supuesto acoso laboral, éste debía dirigirse a su centro de salud para que fuese su médico de cabecera quien valorase su estado, puesto que la patología que presentaba el paciente no estaba vinculada a un accidente laboral.

A partir de ése momento, según relatan los allí presentes, el tono de voz de Evaristo Pérez y su compañero se elevó increpando a los trabajadores de Asepeyo, hasta tal punto que éstos se vieron obligados a llamar a la Policía, y no al contrario, como Evaristo hace creer a través de una carta al director, precisamente al mismo periódico, por parte del Sindicato Andaluz de Bomberos, y que curiosamente nadie firma.

La campaña difamatoria emprendida por Evaristo se ve desmontada de nuevo tras las declaraciones del gerente del Consorcio y otros hechos que ponen de manifiesto sus intenciones y quienes están detrás y apoyan cada una de sus actuaciones.

Añade tu Comentario