Condenan a dos años de cárcel al vendedor que apuñaló al jefe Policía Local de Punta Umbría

El condenado no deberá cumplir esta pena de privación de libertad si no delinque en un periodo de cuatro años, y si abona las indemnizaciones

El Juzgado de lo Penal 1 de Huelva ha condenado a dos años de prisión a F.C.M., el vendedor ambulante ilegal que el pasado día 7 de agosto apuñaló en plena playa puntaumbrieña al subinspector jefe de la Policía Local de Punta Umbría durante una operación policial contra la venta ambulante ilegal en dicho espacio público.

Momento de la agresión

En la sentencia el juez asume la petición que hizo la Fiscalía la pasada semana durante la vista oral, tras alcanzar un acuerdo con la defensa, imponiéndole esta pena de prisión, que no deberá cumplir si no delinque en un periodo de cuatro años y abona las indemnizaciones.

Publicidad.

El autor del apuñalamiento es condenado a dos años como autor de un delito de atentado con instrumento peligroso en concurso con un delito de lesiones con instrumento peligroso, con las circunstancias atenuantes de enajenación mental y de reparación del daño.

LA DEFENSA DEL POLICÍA LOCAL RECURRIRÁ LA SENTENCIA

Por su parte, la defensa de la Policía Local de Punta Umbría recurrirá ante la Audiencia Provincial de Huelva la sentencia. En un comunicado municipal, la alcaldesa de la localidad costera, Aurora Águedo, ha afirmado que “no podemos estar de acuerdo porque estamos hablando de hechos muy graves”. En este sentido, ha dicho que “nos quedamos perplejos ante la sentencia”.

De ese modo, los servicios jurídicos contratados para la defensa de los agentes, y sufragados por el propio Ayuntamiento de Punta Umbría, recurrirán la pena de dos años interpuesta al principal acusado. Además, se volverá a solicitar que le prohíban portar armas.

El recurso también recogerá que se aumente la Responsabilidad Civil sobre las lesiones causadas al jefe de la Policía Local, Antonio Garrido.

La alcaldesa de Punta Umbría ha indicado que “se van a utilizar todos los mecanismos que nos ofrece el Estado de Derecho para poder alcanzar una sentencia más contundente contra el agresor”.