18 meses de cárcel para el enfermero que agredió sexualmente a una joven de Villablanca en París

Un juzgado de Versalles (París) ha condenado a 18 meses de prisión a un enfermero por la agresión sexual que cometió en enero de 2012 sobre la joven vecina de Villablanca Marta Leandro en un hospital de París

Un juzgado de Versalles (París) ha condenado a 18 meses de prisión a un enfermero por la agresión sexual que cometió en enero de 2012 sobre la joven vecina de Villablanca Marta Leandro en un hospital de París, cuando ésta se encontraba allí con motivo de una beca Erasmus siendo estudiante de Psicología en la Universidad de Huelva, y tuvo que ser ingresada por una crisis de epilepsia idiopática.

Tras varias anulaciones, cambios de fecha, retrasos y apelaciones, el juicio se celebró finalmente en Versalles el pasado 17 de septiembre, siendo el enfermero condenado a un año y medio de prisión, seis meses más que en la primera condena, la cual fue recurrida, y al pago de 5.000 euros de indemnización, que ya abonó. A su vez.

El condenado también “ha sido inscrito en el archivo de agresores sexuales de Francia y no podrá ejercer ningún cargo público”, según han informado a HuelvaCosta.com fuentes judiciales.

Por su parte, la víctima, Marta Leandro (31 años), ha valorado con cierta satisfacción el fallo, “aunque el condenado no llegará a entrar en prisión al no contar con antecedentes”. También se ha mostrado “indignada” porque el juzgado ha rechazado pagarle los gastos que le han supuesto conceptos como los viajes a París “tras varios juicios cancelados, que suman casi 4.000 euros”.

SOBRE LOS HECHOS DELICTIVOS

Los hechos enjuiciados se remontan casi siete años atrás, concretamente a la noche del 21 de enero de 2012, cuando Marta Leandro disfrutaba de una beca Erasmus en París como estudiante de Psicología en la Universidad de Huelva. Ese día sufrió un ataque de epilepsia idiopática que le provocó una crisis de ausencia o “catatonia”, teniendo que ser trasladada de urgencias a un hospital público de París, donde ingresó con un estado de consciencia de “8 sobre 10”.

Una vez en dicho centro hospitalario, según relata la joven onubense “noté como me penetraban con un dedo o algo similar y que me tocaban mis partes”; posteriormente, ya en una habitación, notó otra nueva agresión, percatándose de que era un enfermero que la estaba atendiendo, el cual pensó que ella estaba inconsciente; en ese momento lo agarró, comenzó a gritar y vinieron otros enfermeros.

Al día siguiente denunció lo ocurrido, dando así inicio a un proceso judicial de casi siete años. Cuatro años después se fechó por primera vez el juicio, pero se suspendió por falta de intérprete. Tampoco pudo celebrarse en septiembre de ese mismo año por problemas burocráticos, no siendo hasta febrero de 2017 cuando finalmente se desarrolló, con el resultado de una sentencia condenatoria para el celador, el cual apeló, señalándose la vista para dicho recurso para enero de 2018, cuando volvió a suspenderse quedando finalmente fechada para el pasado 17 de septiembre.

Marta Leandro, en un paraje de Villablanca (Fotografía: Jordi Landero)

Añade tu Comentario