Cartaya: Juan Polo será enjuiciado por presuntos delitos de prevaricación, tráfico de influencias y urbanístico

Así lo recoge el auto dictado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Ayamonte, que ordena proseguir la causa mediante la transformación de las diligencias previas a procedimiento abreviado

El ex alcalde independiente de Cartaya, Juan Polo, se sentará en el banquillo por haber cometido presuntamente delitos de prevaricación administrativa, tráfico de influencias, y contra la ordenación del territorio en relación a la construcción de varias construcciones en una finca de su propiedad realizadas sin licencia y en una zona no urbanizable.

Así lo recoge el auto dictado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Ayamonte, al que ha tenido acceso esta redacción, que ordena continuar la causa mediante la transformación de las diligencias previas instruidas por dicho juzgado, a procedimiento abreviado.

En cuanto a los hechos, según reza el auto, “a sabiendas de su injusticia, dejó de promover el inicio de las medidas pertinentes en vía administrativa para la restauración de la legalidad urbanística, o en su caso, expediente sancionador, en relación con las obras realizadas por él o personas de su entorno, sin licencia”, en una finca de su propiedad ubicada en el paraje Valle de las Yeguas o La Vasca de Cartaya, localidad que ha gestionado hasta las pasadas elecciones.

La parcela en la que se realizaron las construcciones “en contra de la legalidad vigente, está clasificada como suelo no urbanizable especialmente protegido por legislación específica de protección de cauces y suelo no urbanizable de carácter natural o rural”, indica también el auto, que prosigue señalando que es en esta segunda parte donde se encuentran las edificaciones, que fueron objeto de declaración de asimilación fuera de ordenación.

Además, con el objeto de garantizar la omisión de la tramitación de las correspondientes medidas, o del posible expediente sancionador, el auto indica que “en su condición de alcalde del municipio de Cartaya, Polo pudo influir en los funcionarios prevaliéndose del ejercicio de las facultades de su cargo y de la situación derivada de su relación personal o jerárquica”.

El juzgado da en el auto diez días al Ministerio Fiscal y a las acusaciones para que formulen escrito de acusación, solicitando la apertura de juicio oral o el sobreseimiento de la causa, sin perjuicio de que puedan solicitar excepcionalmente diligencias complementarias que consideren imprescindibles para formular acusación.

A su vez, subraya que, sin que en modo alguno pueda prejuzgar el fallo y sin que de ninguna manera afecte a la presunción de inocencia del investigado, lo cierto es que en la presente causa, la Audiencia Provincial consideró, en la fase de investigación temprana, que resultaba «verosímil atribuir hechos indiciarios a Juan Polo». De hecho, en septiembre de 2015 la Audiencia desestimó el recurso de apelación interpuesto por el exalcalde.

Contra la resolución cabe interponer recurso de reforma ante el juzgado en el plazo de tres días, así como recurso de apelación en un plazo de cinco días a contar desde el siguiente al de la notificación.

En concreto, la investigación se centra en la realización de dos construcciones supuestamente en suelo no urbanizable, llevadas a cabo en 1995 y 2003, cuando aún no era alcalde pero sí formaba parte del equipo de gobierno, al considerar el juzgado que éste «se valió de sus cargos políticos para favorecer la construcción ilegal y la no incoación del expediente de restauración de la legalidad urbanística infringida».

Cabe recordar que un año después esta querella, en 2016, tras la denuncia de un vecino de Cartaya, y siendo ya alcalde, se amplió y fue admitida por la presunta pretensión de éste de legalizar estas dos viviendas.

REPERCUSIONES POLÍTICAS

Esta imputación de Polo hizo cambiar el pasado sábado in extremis el pacto suscrito entre Independientes, PP y Ciudadanos en Cartaya, el cual contemplaba asumir la Alcaldía repartida a turnos de 16 meses entre los tres candidatos de cada una de las tres formaciones.

Y es que el único concejal del partido naranja se negó a última a investir a Polo como alcalde por esta imputación, como habían acordado los días previos, siendo investido finalmente el candidato del PP.

Recordar que el vencedor de las elecciones fue el PSOE, que logró siete concejales, seguido en este orden por los independientes de Polo, que se hizo con cinco; por el PP (3) y por Adelante y Ciudadanos, cada una con un edil.

Añade tu Comentario