Asaltan un quiosco de chucherías en Cartaya para llevarse “entre siete y ocho euros”

Los hechos han tenido lugar en un quiosco de chucherías situado en el parque Grupo Scout Peary, entre las barriadas de La Joya y El Almendral, sobre las 3.30 de la madrugada de este lunes

Un quiosco de chucherías de Cartaya ha sufrido durante la madrugada de este lunes un asalto, en el que el autor o autores del mismo han reventado una de sus ventanas, y del que han logrado sustraer una cantidad de dinero en metálico que ronda “los siete u ocho euros”, además de “bolsas de patatas fritas y seguramente, alguna que otra caja de helados”, según han relatado a esta redacción fuentes cercanas a la propiedad del mismo, que aún están realizando balance de las pérdidas y daños sufridos en la instalación.

Dichas fuentes han detallado que los hechos han tenido lugar en un quiosco de chucherías situado en el parque Grupo Scout Peary, entre las barriadas de La Joya y El Almendral, sobre las 3.30 de la madrugada de este lunes, hora en que los propietarios fueron alertados telefónicamente por la Policía Local, la cual “habría impedido que el robo fuese mayor”.

También han señalado que para acceder al interior del establecimiento, los cacos han forzado con una palanca la ventanilla frontal del quiosco, reventando al menos seis cerrojos que la protegen, y que antes lo intentaron por la puerta principal, aunque sin lograrlo. Además del dinero en metálico y los productos sustraídos, las fuentes consultadas han señalado que “lo peor” son los destrozos ocasionados por los asaltadores, tanto materiales como en el resto de productos, ya que cuando llegaron “estaban todo revuelto y registrado, y las chucherías tiradas por todas partes”

Finalmente han señalado que a lo largo de la mañana de este lunes interpondrán la correspondiente denuncia por estos hechos ante las autoridades competentes.

No es la primera vez que este quiosco es objeto de un robo ya que hace unos 15 días, personas desconocidas, también de madrugada, treparon hasta el techo del establecimiento, del que sustrajeron una antena de televisión.

Por otra parte, y cuando llevaba apenas un mes abierto -en septiembre de 2016-, el mismo quiosco fue objeto de otro saqueo en el que los cacos sustrajeron unos 30 euros en metálico que guardaba para cambio, y «una gran cantidad» de cajas de pipas y otras chucherías, además de botellas y latas de refresco que guardaba tanto en cajas como en una nevera.

Para entrar en el quiosco, los autores del asalto forzaron la cerradura de la única puerta de acceso al establecimiento.

Añade tu Comentario